Diario Sur

La venta a pérdidas de aceite de oliva pone en jaque a 200.000 productores

La consejera de Agricultura, durante la jornada inaugurada ayer en Jaén.
La consejera de Agricultura, durante la jornada inaugurada ayer en Jaén. / SUR
  • La Consejería intenta modificar sus competencias en la Ley de Agricultura para poder actuar, entre la indignación del sector

La venta de aceite de oliva a pérdidas, es decir por debajo del precio fijado, por parte de determinadas grandes superficies inquieta al sector, clave en la economía andaluza, y ha llevado a la consejera de Agricultura, Carmen Ortiz, a anunciar una posible solución: aumentar las competencias sancionadoras de la Junta mediante una reforma de la Ley de Agricultura que ahora se está elaborando.

La venta a pérdidas perjudica a unos doscientos mil productores del sector, de mayor o menor tama ño, según el secretario general de COAG, Miguel López. La organización agrícola ya había instado a la Junta a actuar con esta ampliación de competencias y no oculta su enfado por lo que considera «inaceptable».

Los agricultores aseguran que esta venta a pérdidas es ilegal y rechazan que «para fijar clientes de juegue con un deterioro de la imagen y de la calidad del producto». Pero las sanciones establecidas por ley, añade el secretario general de COAG, «son ridículas, por lo que les compensa». Se cifran entre 3.000 y 15.000 euros, según fuentes de la Consejería.

Las competencias sancionadoras las tienen consumo, ahora en el área de Salud, y Agricultura quiere tomarlas para imponer sanciones, y en este caso, dijo López, «ejemplares».

«La especulación hay que quitarla, eso lo hacen los delincuentes, y eso es robar», dijo Miguel López. «El sector es consciente de que a esos precios no estamos hablando de aceite de calidad, tiene que ocurrir algo en este proceso. Eso es un engaño al consumidor seguro».

«Un aceite de oliva como el nuestro no hay, tenemos opción a contar cada vez más espacios de mercados de calidad, las marcas blancas no nos sirven, tenemos que diferenciarnos para que el valor añadido retorne y vuelva al sistema productivo y aumente el bienestar social», indicó el dirigente agrario.

En el mismo sentido la consejera animó ayer a los productores jiennenses reunidos en el Encuentro de Responsables y Maestros de Almazara, a «trabajar contra la banalización del aceite y su uso como producto reclamo».

En medios del sector se sospecha que detrás de esta venta a pérdida puede existir un fraude, consistente en vender como oliva virgen una mezcla de aceites que es difícil de detectar cuando se producen en determinado momento del proceso industrial.

La consejera destacó ayer que el valor de las exportaciones de aceite de oliva entre octubre de 2015 y junio de 2016 ha aumentado un 4,5% respecto a la campaña anterior, hasta superar los 1.700 millones de euros. Andalucía produce alrededor del 40% del total mundial de aceite de oliva y la producción jiennense supone la mitad de este volumen nacional. Por tanto, uno de cada cinco litros de aceite de oliva que se consumen en el mundo procede de Jaén, aunque «la mayoría se comercializa con marcas que no recuerdan en nada a su verdadero origen».