Diario Sur

Yuzu, el cítrico asiático que ha conquistado a los chefs españoles

    El yuzu es una fruta de la familia de los cítricos que tiene una gruesa piel y unas grandes pepitas, tantas que sólo se le puede sacar unas gotas de zumo por cada pieza. Sin embargo, goza de una gran popularidad en Japón, aún cuando su origen es China. La fruta tiene el tamaño de una mandarina, aunque su color es amarillo o verde. Su sabor en cambio es parecido al del pomelo, ya que tiene un toque amargo. Ello hace que sea raro y se coma la fruta. Se consume como infusión o como si se tratara de un limón. La cáscara es usada como aderezo en salsas y para condimentar platos de verduras, pescado o fideos. También es usado para hacer mermeladas y dulces. La piel seca, en polvo, es fuerte, picante y dulce y se utiliza en postres. Aparte de estos usos culinarios, hay quien dice que si se añade su zumo a un baño caliente es bueno para la piel. Desde hace varios años hay agricultores que han apostado por su cultivo en España, atraídos sobre todo por la alta valoración que tienen del yuzu los principales chefs españoles, desde Ferran Adrià a Andoni Luis Aduriz, pasando por el malagueño Dani García. Es rico en fibras alimentarias (particularmente en pectina), en potasio y en vitamina C. También contiene aceites esenciales como el pineno, el limoneno y el citral. Es común que los frutos presenten manchas oscuras y de aspecto escamoso. El yuzu es un cítrico de crecimiento lento, con una madera muy espinosa. Produce un producto redondeada de talla pequeña, con una superficie irregular, amarilla en la madurez. No soporta temperaturas negativas.