Diario Sur

La papaya de Málaga se cuela en la mesa

  • Se trata del nuevo cultivo tropical por el que están apostando algunos agricultores

De los frutos tropicales que se producen en el campo malagueño es posiblemente el más desconocido y también uno de los más recientes. Sin embargo, comienza a ser cada vez más normal verla en las estanterías de las fruterías de la provincia, después de que algunos agricultores, sobre todo de la Axarquía, hayan apostado por este cultivo.

Los ensayos realizados en invernadero por Cajamar en la Estación Experimental de Las Palmerillas junto a la Universidad de Almería en 2012, demostrando su viabilidad, resultaron claves para que algunos productores se atrevieran por este cultivo, alrededor del cual han surgido ya empresas comercializadoras que la ofrecen como uno de sus productos estrella. Este es el caso de Tropical Milenium, con sede en Vélez, que lleva ya un año exportándola a distintos puntos de Europa.

Aunque originaria de América tropical, donde ya era cultivada antes de la llegada de Colón, los españoles la expandieron a otras zonas. En la actualidad, es ampliamente cultivada en diferentes regiones como Hawai, Australia y Sudáfrica.

El cultivo de papaya lleva tiempo funcionando con éxito en Canarias, donde se cultivan unas 500 hectáreas, y desde hace unos años a esta parte comienza a extenderse por la Axarquía, la Costa Tropical granadina, Almería, Murcia e incluso Alicante como una alternativa a los cultivos tradicionales en invernadero. El Instituto de Hortofruticultura Subtropical y Mediterránea La Mayora de Algarrobo está desarrollando ensayos con papaya en invernaderos.

El árbol que se conoce como papayo. Su nombre científico es 'Carica papaya' y pertenece a la familia de las caricáceas. Se trata de un árbol de vida corta, pero muy productivo. El ciclo de vida del árbol va de 18 a 36 meses. Aunque lo normal son producciones medias de unas 100.000 toneladas por hectárea durante el ciclo de producción -dos años-, hay variedades capaces de alcanzar producciones de hasta 200.000 toneladas.

Álvaro Bazán es un agricultor de Torrox que ha apostado por la papaya. Después de un año de cultivo en invernadero asegura que se da muy bien y que tiene futuro. «En mi caso ha llegado a empezar a producir a los seis meses y son capaces de estar dando fruta todo ell año, aunque para ello es necesario instalar calefacción», explica. Este agricultor cultiva dos variedades: sensación y siluet. Según declara, el peso medio de las piezas de fruta oscila entre los 800 y 1.250 gramos, aunque en ocasiones hay frutas de más de dos kilos.

Domingo Medina es otro de los productores que están apostando por el papayo. En su caso está buscando variedades con más sabor, aunque ello le suponga sacrificar producción. Lleva un año con el cultivo y asegura que le ha ido muy bien, porque este invierno el clima ha sido muy benévolo. No obstante, aclara que todavía es un cultivo del que los agricultores saben muy poco. «Muchos agricultores están cultivándola sin conocer bien los cuidados que requiere y sin asesorarse a la hora de seleccionar la variedades y el tipo de invernadero», explica.

El precio medio de la fruta en el campo se mueve entre el euro y el euro y medio el kilo, dado el interés que despierta entre los consumidores por sus propiedades saludables.