Diario Sur

El cultivo de la batata en Andalucía sigue creciendo

El cultivo de la batata en Andalucía sigue creciendo
  • Los dos principales viveros dedicados a la producción de plantas de boniato, que tienen su sede en Málaga, no dan abasto

La producción de plantas de boniatos para cultivar no deja de crecer. Este año, los dos principales viveros malagueños dedicados a esta actividad han cerrado la campaña con cerca de 26 millones de plantas. Se trata de Viveros Santana, que lleva ya casi 45 años especializado en producir de plantas de batatas, que con más de 20 hectáreas cerrará 2016 con unos 20 millones de plantones. El segundo vivero, es Plantas de Boniatos Miguel Guerra, que dispone de seis hectáreas y produce unos seis millones de plantas. Los dos están radicados en Málaga, concretamente en la comarca de la Axarquía.

La demanda de plantas ha llevado a ambos viveros a aumentar la superficie de cultivos para producir plantones en unas cinco hectáreas. Este año las dos han sumado más de 26 hectáreas.

Santana está considerada la principal productora de plantas de boniatos de Europa.

El cultivo de batatas crece todos los años. En Andalucía no sólo se mantiene estable, sino que el cultivo crece por parte de los agricultores, al igual que en otras regiones como Extremadura, Levante y Murcia, señala Miguel Guerra.

En Andalucía, las zonas donde más están apostando por agricultores por el cultivo son Cádiz, Huelva, Sevilla y Málaga. Según Guerra, también en la zona de Motril (Granada) ha aumentado el interés por el cultivo, al igual que en Almería.

En Málaga, el cultivo se concentra sobre todo en Vélez-Málaga, Torrox, Nerja y Algarrobo. Sin embargo, según la organización agraria Asaja Málaga, la producción de boniatos en la provincia no es significativa y ronda las 1.750 toneladas, a pesar de ser la principal productora de plantas a nivel nacional. Asaja estima la superficie dedicada al cultivo de boniatos en la provincia apenas supera las 50 hectáreas, frente a las 1.300 que se dedican a la patata, cuya producción rondó en 2015 las 32.500 toneladas.

La campaña de recolección de batatas en Andalucía comienza en agosto y se prolonga hasta noviembre. Las producciones más tempranas se destinan casi en su integridad al mercado exterior, siendo Reino Unido uno de los principales destinos en Europa.

Los viveros de producción de plantas de batatas generan en la campaña de producción más de 160 puestos de trabajo.

Las variedades más cultivadas son la Beaurregard, que es la preferida por los agricultores que dedican sus producción a la exportación, la California, más pensada para el mercado interior.

La Beaurregard produce un boniato más liso y menos dulce, mientras que la California, también llamada batata de Málaga, que es de color naranja, es la más dulce de todas. En España se prefiere más dulce porque se suele consumir asada.

La Beaurregard tiene la ventaja de ser más productiva y es utilizada por la industria como espesante. El consumidor europeo la utiliza en purés, guisos e incluso para freír.

El precio de la planta ronda los cinco céntimos cada una. Para adelantar el proceso de crecimiento de las plantas, los viveros suelen utilizar mantas térmicas.

Una vez finalizada la campaña, los usan la solarización como sistema de desinfección con plásticos de los suelos. La radiación solar atraviesa el plástico durante los meses de mayor temperatura -se suele llevar a cabo entre julio y septiembre-. El calor que produce provoca la eliminación y desaparición de muchos patógenos.

La campaña de producción de plantas de boniatos abarca desde el mes de marzo al mes de junio, por lo que a estas alturas del año se encuentran ya en fase de preparación de la próxima temporada.