Las campañas de aguacate y mango en Málaga se cierran con cifras históricas

Dos agricultores muestran la cosecha de mangos en su finca junto al río de Vélez.
Dos agricultores muestran la cosecha de mangos en su finca junto al río de Vélez. / E.C.
  • 67.500 toneladas de fruta y una facturación total de 105 millones es el balance del sector subtropical

«Un año con cifras récord». Así define el sector de los subtropicales el balance de las campañas de 2014 y 2015 de aguacate y mango en la comarca de la Axarquía. Un total de 47.500 toneladas de aguacate y 20.000 de mango, lo que supone 84 millones de euros de facturación en el primer caso y 21 millones en el segundo, según los datos que maneja la Asociación de Jóvenes Agricultores Asaja en la provincia.

Se han alcanzando precios en el campo difíciles de imaginar por los agricultores y que han llegado hasta los 3,5 euros por kilo en el caso del aguacate y los 2 euros en el de los mangos. En aguacate, el sector ha facturado un 26,1% más que en la cosecha anterior, pasando de los 62 millones de 2013-2014, a 84. Asimismo, la provincia ha superado también la producción de esta fruta tropical, alcanzando las 47.500 toneladas, un 15,7% más que en la campaña anterior, en la que se cosecharon 40.000 toneladas.

«Incluso con los daños provocados por el viento y el granizo en noviembre pasado, que afectaron a una cantidad importante de plantaciones, se ha llegado a una cifra récord de facturación», señala el secretario general de Asaja en Málaga, Benjamín Faulí.

Para esta asociación agraria, la campaña del aguacate y el mango en la Axarquía ha estado marcada «por unos precios excelentes», debido tanto al incremento de la demanda europea como a la falta de producto procedente de terceros países, incapaces de atender las peticiones de los mercados comunitarios.

«Desde enero a marzo ha habido diez semanas con salidas de más de 2.000 toneladas semanales al mercado nacional y de exportación», según Faulí, para quien los datos demuestran que la mayoría del aguacate malagueño se consume fuera de España, fundamentalmente en Francia, Reino Unido y Alemania.

En cuanto a los precios, la estabilidad ha sido la nota dominante durante toda la campaña de ventas, « algo de lo que pocas producciones pueden presumir». «Si la campaña pasada el precio medio para la variedad Hass fue de 1,8 euros el kilo, este año la media ha estado alrededor de 2,15 euros. Hay que tener en cuenta que en función del calibre y de la fecha de recolección y demás factores el precio varía y no es algo uniforme», explica Benjamín Faulí.

Clientes europeos

En el caso del mango, la Sociedad Agraria de Transformación Trops, con sede en Vélez-Málaga, ha conseguido liquidar la variedad Osteen, que es la mayoritaria en la comarca oriental, a 1,18 euros el kilo de media al agricultor, el mayor precio registrado hasta la fecha. En el caso del Keintt y el Keent, que son variedades más tardías, los precios han superado los 2 euros el kilo de media para el agricultor.

Para el gerente de Trops, Enrique Colilles, ha sido la calidad de la fruta la que ha permitido mantener el precio en los mercados del Viejo Continente. «Los clientes europeos no han discutido el precio y ello ha sido gracias a que se ha cosechado la fruta en su justo momento de maduración, algo que ha valorado enormemente el consumidor, que lo que pide es una fruta con sabor», declara.