AENA y los sindicatos apuntan a Hacienda para evitar las 25 jornadas de huelga

La empresa acepta aumentar la plantilla y el sueldo, pero el Gobierno indica que depende del pacto con todos los empleados públicos

DAVID VALERA MADRID.

Los sindicatos y AENA descargaron en Hacienda toda la responsabilidad de solucionar el conflicto y evitar las 25 jornadas de huelga convocadas a partir del 15 de septiembre y que se prolongarían hasta final de año, navidades incluidas. Ayer, la primera reunión entre las tres principales organizaciones sindicales (CC OO, UGT y USO) con el presidente del gestor aeroportuario, José Manuel Vargas, y el director general de Enaire (la matriz pública que posee el 51% de la compañía), Ángel Luis Arias, terminó con el anuncio de las empresas de que «comparten el planteamiento de base de los sindicatos en cuanto al incremento de plantilla y salarios». Sin embargo, recordaron que estas medidas serán trasladadas al departamento que dirige Cristóbal Montoro por ser el competente en materia la función pública.

En este sentido, ambas empresas explicaron en un comunicado conjunto que han trasladado al Ministerio de Hacienda la «conveniencia» de incrementar las plantillas «por encima de la tasa de reposición» con objeto de dotar al gestor aeroportuario y al gestor de la navegación aérea del capital humano adecuado para atender los retos de los próximos años. Aunque las compañías no detallan las cifras de ese incremento, los trabajadores solicitan la creación de 450 nuevas plazas para AENA y otras 250 para su matriz, Enaire, que se encarga del tráfico aéreo.

Asimismo, las compañías también consideraron «conveniente aplicar incrementos salariales acordes con los buenos resultados que se están obteniendo gracias al crecimiento del tráfico aéreo y a la excelente gestión». Una vez más, no se concreta ninguna cifra aunque los sindicatos reclaman una subida salarial que permita recuperar el 8% de poder adquisitivo perdido desde 2010, según sus estimaciones. Tanto AENA como Enaire dejan claro en el comunicado que «están sometidas a la autorización del Ministerio de Hacienda» y que, por tanto, se encuentran «a la espera de respuesta para poder seguir avanzando en el proceso negociador». En cualquier caso, en el revelador comunicado emitido por AENA y Enaire, ambas compañías recuerdan que se autofinancian con sus propios ingresos y, por tanto, «no dependen de los Presupuestos Generales del Estado». Así, defienden que un incremento salarial de los trabajadores «no supondría ningún menoscabo para las cuentas públicas».

Sin embargo, desde el Gobierno recordaron ayer que cualquier cambio salarial de trabajadores públicos debe acordarse en la Mesa de la Función Pública. «No puede haber diferenciación entre los distintos empleados públicos», explicó el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna. En este sentido, resaltó que hay vías organizativas en las que es posible llegar a un acuerdo, como en la incorporación de nuevos efectivos. Pero en la remuneración debe estar vinculada a una negociación «en el ámbito global de los empleados públicos».

Próxima reunión

La próxima reunión para tratar de resolver el conflicto se celebrará el 29 de agosto y en ella participará el secretario de Estado de Infraestructuras, Julio Gómez-Pomar, además de los sindicatos y los responsables de AENA. Sin embargo, los representantes de los trabajadores reclamaron que también acudan representantes del Ministerio de Hacienda. En caso de no hacerlo los sindicatos advierten que seguirán adelante con los paros programados. Asimismo, justificaron que su caso pueda tratarse al margen de la Mesa de la Función Pública ya que AENA tiene unos ingresos no comparables con otras empresas públicas, ya que el año pasado obtuvo unos beneficios de 1.164 millones, un 40% más que el ejercicio anterior.

De momento, las fechas previstas para las huelgas de 24 horas están fijadas para los días 15, 17, 22, 24 y 29 de septiembre; 1, 6, 11, 15, 27, 30 y 31 de octubre; 3 y 5 de noviembre; y 1, 4, 5, 7, 8, 10, 26, 27, 28, 29 y 30 de diciembre. Es decir, los paros afectan a momentos muy señalados del calendario como las operaciones salida y llegada de varios puentes festivos en octubre (Pilar), noviembre (Todos los Santos) y diciembre (Constitución e Inmaculada), además del final de año.

Los trabajadores de AENA al que les afectaría la huelga serían los operarios de pista, de aparcamiento o de las cintas. También empleados de informática o de mantenimiento, entre otros.

Fotos

Vídeos