Abertis enfría el traspaso de Hispasat a corto plazo y espera nuevo dueño en mayo

J. A. BRAVO

madrid. Sea cual sea el resultado de la pugna que las multinacionales Atlantia y ACS mantienen por hacerse con Abertis, los accionistas «han ganado ya». Eso es, al menos, lo que considera su presidente, Salvador Alemany, pese a que ayer los socios minoritarios que intervinieron en la junta general no se mostraron precisamente contentos.

«Estoy enfadado porque me voy a quedar sin la joya de la corona de mi cartera de inversión», se quejó uno de ellos ante la cúpula de la compañía, que no esperaba tantas críticas, aunque Alemany valoró estas muestras de «afecto y dolor» ante el «futuro disruptivo» que se le presenta a la concesionaria española. «Ojala tuviéramos un Pizarro», lamentó otro en alusión a la defensa que el expresidente de Endesa hizo hace una década en la guerra de ofertas para hacerse con la eléctrica.

Estos pequeños accionistas reclamaron «un líder» al que «seguir» para «quedarse como estamos». Pero no será posible. Aunque Alemany dijo que el consejo agotará los plazos antes de pronunciarse sobre las OPAs de Atlantia y ACS, sin valorar tampoco un posible acuerdo entre ambas, estima que en mayo habrá terminado el proceso «salvo una tercera» oferta o una impugnación».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos