El FMI advierte de que España incumplirá el déficit este año y el próximo

Christine Lagarde, directora gerente del FMI.
Christine Lagarde, directora gerente del FMI. / Afp
  • El organismo calcula que el desvío de las cuentas públicas alcanzará el -3,3% en 2017, frente al -3,1% previsto por el Gobierno, y que la deuda seguirá en el 94% del PIB dentro de cinco años

Las cuentas públicas españolas volverán a incumplir el objetivo de déficit marcado por el Gobierno para este ejercicio y el próximo, según estima el último informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) en el que se indica que el descuadre del presupuesto será del -3,3% del Producto Interior Bruto (PIB) en 2017 y que se situará en el -2,7% de cara a 2018.

La estimación supone un varapalo del organismo cuya directora gerente es Christine Lagarde, después de que ayer apuntara que la economía crecerá al 2,6% este año, tres décimas por encima de lo calculado inicialmente. Sin embargo, en el campo de la consolidación fiscal, el Fondo no ve tan claro el cumplimiento de las metas pactadas con Bruselas. Hasta ahora, el Gobierno anticipaba que el déficit de este año bajaría al -3,1% y el del próximo al -2,2%, esto es, dos y cinco décimas menos, respectivamente, en cada caso.

La institución prevé que el déficit no baje hasta el 2,2% al menos hasta dentro de cuatro años, ya que en 2019 será del 2,4%, mientras que el ejercicio siguiente se situaría en el 2,3%.

Peor aún será la evolución de la deuda pública, un nivel que para este año será representará el 98,5% del PIB, frente al 99,3% de 2016, para reducirse gradualmente al 97,8% en 2018 y situarse en el 93,9% dentro de cinco años. El ritmo de reducción de la deuda será escaso, si se compara con la que existía en 2008, cuando equivalía al 39% del PIB, o con respecto al ojbetivo de la Unión Europea, fijado en el 60%.

De hecho, el cumplimiento del déficit ha sido la gran asignatura pendiente de España desde que comenzó la crisis. La Comisión Europea se ha visto obligada a revisar la senda de estabilidad en varias ocasiones para tratar de adecuar el ritmo de la reducción –siempre más lento que sus deseos– a la realidad. Sin embargo, España aprobó el examen del año 2016 al cumplir con el objetivo de déficit por primera vez en la crisis.

En concreto, el pasado ejercicio se cerró en el 4,33%del PIB (48.187millones) frente al límite de 4,6%.Con ayudas a la banca alcanza el 4,54%. Eso sí, para hacer los deberes fue necesario que Bruselas flexibilizara el objetivo inicial del 2,8%. Pese a losreiterados incumplimientos España ha logrado evitar los castigos de Bruselas.

Más fusiones bancarias

Por otra parte, el FMI señala en su informe sobre la situación financiera que la banca española ha realizado progresos significativos en el recorte de sus costes por sobrecapacidad, así como en la reducción del volumen de préstamos morosos, aunque el sistema aún cuenta con una de las ratios más altas de sucursales en relación a los activos bancarios, por lo que recomienda acometer fusiones como vía para impulsar una mejora de la eficiencia de los bancos .

Estas indicaciones llegan el mismo día en el que el ministro de Economía, Luis de Guindos, ha afirmado que los problemas bancarios le recuerdan a los fantasmas de los dramas del escritor británico William Shakespeare: "Si no se abordan en el corto plazo en profundidad, se vuelven a reproducir posteriormente". De Guindos ha enfatizado el saneamiento que ha vivido el sector financiero español, consecuencia, por una parte, del programa de asistencia financiera y, por otra, de los dos decretos que obligaron a la banca a provisionar 86.000 millones frente al riesgo inmobiliario, aunque no ha aclarado su posición con respecto a entidades privadas, como Popular, cuyo futuro "deben decidirlo sus accionistas". Sí ha reiterado la opción de fusionar Bankia y BMN, donde el Estado controla más de un 60% de su propiedad.

La institución monetaria internacional destaca que el sistema bancario español se acerca al momento de dejar atrás los problemas heredados de la crisis, aunque recomienda a las entidades seguir realizando provisiones adecuadas. En este sentido, destaca que incrementando el capital de alta calidad se mejoraría la capacidad del sistema bancario de resistir turbulencias y facilitar crédito suficiente a medida que repunta la demanda.

A nivel europeo, el FMI constata en su informe la necesidad de nuevas medidas para subsanar las dificultades pendientes y las relativas a la rentabilidad de la banca, aunque subraya que son los bancos los principales responsables de generar beneficios sostenibles "solucionando los problemas de sus modelos de negocio a través de la consolidación, la racionalización de sucursales y la inversión tecnológica para ganar eficiencia a mediano plazo".

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate