Diario Sur

El empleo crecerá este año más de lo previsto en Andalucía y Málaga

  • A la vista de los buenos datos de afiliación a la Seguridad Social de los primeros meses de 2017,la entidad de estudios económicos de Unicaja revisa al alza su previsión

La creación de empleo tendrá este año un dinamismo superior al inicialmente previsto tanto en Málaga como en el resto de Andalucía, pese a que el crecimiento económico se ralentizará ligeramente. Éste es el pronóstico lanzado por Analistas Económicos de Andalucía (AEA) en su último informe de coyuntura, elaborado durante el mes de marzo. A la vista de los buenos indicadores del primer trimestre, concretamente de la afiliación de trabajadores a la Seguridad Social (que ha crecido una media del 3%), la entidad de estudios de Unicaja ha revisado al alza tres décimas el crecimiento del empleo previsto para este año en toda la región, situándolo en el 2,4%, frente al 2,1% que pronosticaba hace tres meses. En cuanto al paro, estima que disminuirá un 7,2% respecto a 2016, cuando a principios de año hablaba del 5,7%. De esta forma, la tasa de paro andaluza se situará en el promedio del año en el 26,9%. Un nivel que sigue siendo «acuciante», según advirtió ayer el consejero delegado de AEA, Francisco García Navas, que lo considera el «principal problema» que sigue teniendo la región. «Todos los esfuerzos de la Administración deberían ir dirigidos a atajarlo», añadió.

¿En qué se traducen estas previsiones si se aplican a la provincia? Si el empleo crece un 2,4% y el paro se reduce un 7,2%, la cifra de ocupados aumentará en casi 14.000 personas respecto a la media del año pasado y la de desocupados, en casi 15.000. No obstante, es lógico pensar que Málaga registrará una evolución más positiva que la media andaluza, ya que su previsión de crecimiento económico es mejor. Analistas Económicos de Andalucía no concreta sus previsiones de empleo por provincias.

Esta revisión al alza de la creación de empleo no tiene correspondencia con la previsión de crecimiento del PIB, que permanece inalterada desde el anterior informe trimestral de AEA. Así, la entidad de estudios pronostica que la economía regional experimente un avance anual del 2,4% (en 2016 fue del 2,9%). Esta ralentización se debe a la desaparición de los «vientos de cola» que el año pasado impulsaron el crecimiento, como los bajos precios del petróleo, según explicaba ayer la coordinadora del informe, Felisa Becerra.

En lo que respecta a la demanda interna, el consumo privado y la inversión se incrementarán en un 2,4% y 3,2% respectivamente, en tanto que el consumo de las Administraciones Públicas lo hará en un 1%. Por el lado de la oferta, este crecimiento se deberá a la aportación positiva de los sectores no agrarios, ya que las ramas primarias podrían mostrar un descenso del 1,5%. En el resto de sectores, se prevé un crecimiento del 2,9% para la construcción y tasas en torno al 2,5% en la industria y los servicios.

Por provincias, Almería (2,8%), Granada y Málaga (2,6% en ambas) registrarán los mayores crecimientos. Cádiz y Sevilla podrían mostrar tasas similares al aumento estimado para el conjunto de Andalucía (2,4%), en tanto que los avances de Córdoba, Huelva y Jaén serían algo más moderados, en torno al 2%. Navas y Becerra destacaron que Málaga cuenta a su favor, además de con los resultados turísticos récord, con un crecimiento de las exportaciones superior a la media, así como con una demanda interna más dinámica que la de otras provincias.

Así, el PIB malagueño creció en el cuarto trimestre de 2016 un 2,7% según AEA. Este repunte, menos fuerte que el de trimestres anteriores pero algo más intenso que el observado en el conjunto de Andalucía, ha podido apreciarse en el comportamiento favorable de la demanda, tanto interna como exterior, y en el empuje de la actividad empresarial. En el conjunto de 2016, el crecimiento de la economía malagueña ha sido del 3% (2,9% en Andalucía).

El informe de AEA destaca que el turismo sigue siendo el principal motor de la economía provincial, incidiendo en el nuevo récord de la demanda hotelera logrado en 2016, si bien alerta de que Málaga ha sido la única provincia donde ha disminuido la demanda nacional, tanto en viajeros (-4,1%) como en pernoctaciones (-3,7%), por lo que el repunte de la actividad se ha debido al aumento de la demanda extranjera (11,5% y 12%, respectivamente). García Navas considera este hecho «digno de analizar».

En cuanto a los indicadores de demanda, la matriculación de turismos aumentó un 15,9% en Málaga en 2016, mientras que la de vehículos de carga lo hizo un 12,9%, en ambos casos por encima de la media andaluza. Por otro lado, destaca el incremento de un 10,1% en el valor de las exportaciones, el segundo mayor de la región.

En lo que concierne al sector inmobiliario, las compraventas de viviendas crecieron un 7,1% en 2016, con relación a 2015 (11,4% en Andalucía). Las hipotecas han recogido este repunte de la actividad inmobiliaria, aumentando tanto en número (13,1%) como en importe (23,5%). En este contexto, el precio de la vivienda libre se ha situado en 1.587,4 euros por metro cuadrado en el cuarto trimestre de 2016, el más alto de la región, tras experimentar el mayor aumento interanual (4,4%).

Respecto a la actividad empresarial, en la provincia de Málaga se crearon 5.512 sociedades en 2016, lo que representa un aumento interanual del 6,4% y un tercio de las sociedades constituidas en toda la región, incrementándose también con fuerza el capital suscrito por estas (44%).