Diario Sur

La nueva economía sostenible gana terreno público y privado en Málaga

Málaga será sede esta semana de la primera cumbre sobre nueva economía, que pretende poner en común los diferentes modelos de gestión sostenible.
Málaga será sede esta semana de la primera cumbre sobre nueva economía, que pretende poner en común los diferentes modelos de gestión sostenible. / A. G.
  • Instituciones y empresas se suman a la rentabilidad social y al respeto al medio ambiente como modelo alternativo de gestión para solucionar las crisis actuales a medio plazo

Málaga acogerá a partir del miércoles la primera gran cumbre de la nueva economía, que reunirá a más de 600 expertos en modelos alternativos de gestión. El foro tiene como principal objetivo la creación de una red internacional que recoja las diferentes propuestas e iniciativas económicas y empresariales concebidas desde criterios sostenibles. Este modelo defiende la rentabilidad social, el cuidado al medio ambiente y la colaboración como pilares para trazar una solución responsable a las crisis actuales. Lejos de perspectivas utópicas, los organizadores de la cumbre pretenden trasladar que la implantación de esta forma alternativa de gestión es ya una realidad entre numerosas empresas e instituciones.

El fundador de Global Hub por el Bien Común, Diego Isabel La Moneda, trata de predicar con el ejemplo. Su teléfono pertenece a Fairphone, la empresa que ha creado el primer móvil ético del mundo para plantar cara a las grandes compañías del sector y su uso de minerales «que son extraídos en países del tercer mundo, con salarios inferiores, condiciones de trabajo inseguras, explotación infantil y contaminación por mercurio». La Moneda cuenta orgulloso que Fairphone ha creado la primera cadena de suministro de oro de comercio justo para la industria electrónica, fabricando ‘smartphones’ con buenas condiciones laborales y materiales justos que amplían la vida útil del aparato y son reciclables. Esa es la filosofía de la nueva economía; rentabilidad económica, sí, pero no a cualquier precio. «Se trata de un modelo que busca el bien común», resume La Moneda.

El Foro Global de Nueva Economía e Innovación Social (NESI Forum), nombre que recibe la cumbre organizada en Málaga, pretende poner en común diferentes movimientos relacionados con la gestión sostenible, como la economía colaborativa, la economía azul o la economía circular. «Nos unen muchas más cosas de las que nos separan, pero necesitábamos un lugar para debatir», explica La Moneda. Pese a que se habían barajado varias posibles sedes este foro, Málaga fue la ciudad elegida «por el amplio apoyo institucional, entre otras muchas razones». Ese respaldo público llega de la mano del Ayuntamiento, impulsor de iniciativas como el Banco del Tiempo, que fomenta la cooperación mediante intercambios de servicios; de la Diputación, cuyo proyecto La Noria ha sido elegido como ejemplo de buena práctica a nivel nacional en innovación social en el ámbito público, y de la Universidad de Málaga.

Entre los numerosos casos de éxito de este nuevo modelo económico destaca Huertum, que fomenta la agricultura urbana en las grandes ciudades como modo de conseguir hábitos de vida más saludables y mayor implicación social para promover valores medioambientales. Esta empresa organiza cursos para familias, asociaciones y centros educativos e implanta huertos urbanos en espacios públicos: «Nuestra misión es promover valores vinculadas a la alimentación saludable, la gestión adecuada de residuos o el contacto con la naturaleza».

También la asociación Naim, que impulsa la inserción social y laboral de personas en riesgo de exclusión social, defiende este nuevo camino económico. Su tesorero, Javier Alcaide, sostiene que estos modelos «están orientados a las personas pero sin perder de vista la rentabilidad económica, porque somos conscientes de que los beneficios son necesarios para la sostenibilidad, pero sin convertirlos en el único criterio». La asociación cuenta con tres empresas en el ámbito de la hostelería (QWeno), las actividades extraescolares (18noventa) y el control de plagas (Inservic). Alcaide aboga por «ampliar el punto de mira» para que no todos los principios de las empresas sean económicos y solicita bonificaciones de diferente tipo, entre ellas fiscales, para las compañías que cumplan los códigos de buenas prácticas vinculadas a los derechos laborales o el respeto a la ecología. «Hace unos años había asuntos que parecían utópicos, como la conciliación o la transparencia, y hoy son realidades en muchas empresas». Su asociación, creada en 1991, atendió a más de mil personas el año pasado.

Reciclaje

Otra de las marcas de referencia entre los expertos en nueva economía es Ecoalf, una empresa textil que recicla materiales en principio inservibles, como redes de pesca, botellas o restos de café, para crear sus colecciones de ropa. La compañía, fundada por Javier Goyeneche, apuesta por un proceso de producción sostenible que reduzca el consumo de recursos naturales y la emisión de gases. En las camisetas ya han conseguido que un 70 por ciento del algodón sea reciclado, un porcentaje similar al de los materiales reciclados de sus zapatetillas. No se trata de proyectos marginales, sino de propuestas atractivas también para las grandes empresas, como explican desde Global Hub: «Las firmas más potentes saben que nos necesitan, porque la sociedad demanda cada vez más compromiso social y ecológico por parte del sector privado». Como ejemplo, Apple ha abierto sus puertas a las fundas de portátil de Ecoalf, realizadas con redes de pesca abandonadas.

El apoyo institucional ha resultado fundamental para que los impulsores de la nueva economía se fijen en Málaga. La Universidad acoge varios proyectos de emprendimiento relacionados con modelos de gestión alternativa, como Don’t Stop, dedicado al diseño, fabricación y distribución de productos que facilitan la realización de actividades cotidianas a esas personas que tienen necesidades especiales, o My Leaf, una aplicación para intercambio de información entre familiares con pacientes de enfermedades raras.

Como actividades previas antes de la cumbre, NESI Forum organizará entre mañana y el martes en el Centro de Innovación Social La Noria un taller de grabación visual o para aprender a tomar notas con soportes audiovisuales para promover la escucha y el aprendizaje de forma diferente y celebrará la mesa sectorial de tecnología de la Asociación de Jóvenes Empresarios de Málaga (AJE Málaga), en colaboración con la UMA. El encuentro se desarrollará en el Link, el mayor espacio de convivencia empresarial, universitaria e innovadora de Andalucía, siendo el eje central del debate la transformación digital y la adaptación de la sociedad a estas nuevas circunstancias.

El foro acogerá un encuentro con Gunter Pauli, creador del movimiento de la Economía Azul, una tendencia que pretende aplicar a los procesos productivos las técnicas que utiliza la naturaleza para fomentar el aprovechamiento de los recursos, como la bioconstrucción. Desde la organización insisten en que bajo el concepto de nueva economía se agrupan una serie de movimientos que persiguen una transformación del modelo económico actual y global «como palanca de cambio hacia nuevas formas de colaboración y relación entre empresas, organizaciones sociales, gobiernos y la propia ciudadanía». El evento también contará entre sus invitados con Christian Felber, fundador del movimiento internacional de la Economía del Bien Común; Fran Boait, directora de la organización británica Positive Money, o Peter Holbrook, líder de la Social Enterpise UK.