Diario Sur

«No hay que explicar en España lo que Juncker hizo por ella»

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, en una reunión reciente. :: O. Hoslet / efe
El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, en una reunión reciente. :: O. Hoslet / efe
  • El presidente de la Comisión visita mañana Madrid para hablar de economía aunque también del futuro que puede esperar a Europa

bruselas. Mañana, 126 días después, Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, visitará Madrid. «Si hay alguien que sabe bien lo que Juncker ha hecho por ellos es Madrid y Lisboa. No hace falta ir y recordárselo. Miren por ejemplo la prensa alemana de aquellos días para saber en qué contexto abordamos en su día el tema presupuestario. No hace falta ni siquiera decírselo. Lo saben ellos perfectamente. Lo saben... No sabes cómo», aseguran altas fuentes comunitarias.

Corría el 27 de julio y España seguía desesperadamente en funciones. Pero no. Todos daban por hecho una multa ejemplarizante e histórica de varios cientos de millones por saltarse las reglas fiscales de forma reiterada y al final, el Colegio de Comisarios salvó a España. Sí, políticamente, Juncker salvó a Rajoy, de su misma familia política, pero también al socialista portugués, Antonio Costas, líder del tripartito de izquierdas. «No hubo trato de favor. No tenemos nada qué esconder. Las reglas se han cumplido y se han usado con flexibilidad, y es algo que Juncker siempre defendió», apostillan.

Mañana, el presidente de la Comisión aterrizará en Madrid con sus más estrechos colaboradores en la que será su tercera visita desde que llegó al cargo hace dos años. Tendrá un encuentro con el Rey Felipe VI, con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y con la presidenta del Congreso, Ana Pastor.

¿Por qué? «Era una visita que estaba pendiente pero que durante estos últimos meses no se pudo hacer por razones evidentes», explican los medios consultados. Pero sí, ya hay Gobierno (en mayoría muy minoritaria) y en Bruselas respiran tranquilos. De hecho y aunque resulte paradójico, España se ha convertido en una de las potencias más estables de la inestable Europa, que ahora mira con temor a Italia y Francia.

Ajuste presupuestario

Sin embargo, el 'timing' elegido sugiere segundas y terceras intenciones que desde el Ejecutivo comunitario niegan. España está inmersa en plena negociación presupuestaria y la presión para que envíe cuanto antes un borrador a Bruselas continúa. El ajuste acordado es de 5.500 millones.

«No se van a tratar asuntos técnicos en profundidad, sino la situación global. No se trata de advertir o amenazar. España sabe perfectamente lo que tiene que hacer en los próximos meses», zanjan desde su equipo. «¿Que pasará si no lo hace? ¿Y si lo hace? Eso son conjeturas. Se evaluará la situación caso por caso y en las circunstancias de cada país, como hasta ahora», aclaran.