Diario Sur

El Banco de España aprecia un «notable vigor» económico pese a varias «incertidumbres»

  • El supervisor observa un buen comienzo de cuarto trimestre, sustentado en un consumo privado fuerte que parece poco preocupado del exterior

madrid. «Notable vigor». Ese es el dictamen que el jefe de los 'doctores' económicos a nivel nacional, esto es, el Banco de España, acaba de emitir sobre la salud de su principal 'paciente': la economía del país. Y es que el organismo que dirige Luis María Linde parece ahora algo más optimista que hace unos meses sobre la evolución del Producto Interior Bruto (PIB) y otros parámetros macroeconómicos, sobre todo tras despejarse -al menos en buena medida- la incertidumbre política.

En su último boletín económico, publicado ayer, el supervisor deja claro que el «dinamismo» de la economía española se ha reforzado en el inicio del cuarto trimestre (dispone de datos sobre su comportamiento en octubre y parte de noviembre). La principal causa de esa senda positiva se encontraría, a su juicio, en la fortaleza del consumo privado, que podría recuperar incluso las dos décimas perdidas desde principios de año y volver a crecer a una tasa intertrimestral del 0,8% (de junio a septiembre lo hizo un 0,6%). De momento, sugiere que en octubre ya habría subido al menos el 0,7%.

Detrás de ese gasto de los hogares que sigue en crecimiento estaría, según los técnicos del Banco de España, la prolongación del período de «creación sostenida de empleo» unido a la persistencia de «condiciones financieras favorables». Y es que aunque los tipos de interés en mínimos históricos están penalizando el ahorro, favorecen la actividad crediticia.

Medido en términos de PIB, es probable que el dato de crecimiento del 0,7% registrada en el tercer trimestre también pueda mejorar en el último período del año. En tasa interanual el número conocido a finales de septiembre apunta un avance del 3,2%, en línea con las últimas estimaciones del Ministerio de Economía -aunque oficiosamente su titular, Luis de Guindos, ha sugerido que podría ser mayor y llegar al 3,5%- y de la Comisión Europea.

Esta vez, no obstante, son más optimistas desde la Autoridad Fiscal Independiente (AIReF), que ha revisado al alza su estimación de crecimiento en España para este año. Esa nueva tasa -señalan sus economistas- sería del 3,3%, fruto de que en el último trimestre del año prevé que el PIB se acelere hasta rozar un aumento de nueve puntos (0,89%), que sería el mayor desde otoño de 2015, para luego rebasarlo en los primeros meses de 2017.

Eso sí, según puntualizan en la AIReF, estas nuevas previsiones las fundamenta todavía en pocos parámetros analizados, principalmente las importaciones de bienes y el consumo aparente de cemento, puesto que todavía les faltarían bastantes variables por revisar.

Precisamente sobre el sector de la construcción el Banco de España apunta que «ha continuado mostrando señales moderadamente positivas en los últimos meses», lo cual se nota también en una aceleración en sus tasas de empleo y afiliación.

Claro que también persisten algunas «fuentes de incertidumbre» sobre el PIB, entre ellas las pasadas elecciones en EE UU. A este respecto precisa que tras una volatilidad inicial en los mercados, «la evolución de la renta variable ha sido positiva», incluso en el sector bancario.