Diario Sur

La presion fiscal en España es siete puntos inferior a la media de la zona euro

España no sabe ingresar o al menos, no tanto como sus socios europeos. No son acusaciones o sensaciones, son fríos datos que llegan, además, en plena negociación presupuestaria. La presión fiscal en 2015 supuso el 34,6% del PIB, casi siete puntos menos que la media de la Eurozona (41,4%) y seis menos que la de la UE (40%). 'Grosso modo', esto significa que España debería ingresar 70.000 millones más al año para equipararse a la media de los 19 países que comparten la moneda única.

La agencia estadística comunitaria no desveló nada que no se supiese, pero sí vuelve a evidenciar que la situación no se corrige en un Estado miembro que sufre el peor déficit de toda la UE. Este año cerrará en el 4,6%, lo que significa que el sistema público gastará unos 46.000 más de lo que ingresará. Los compromisos con Bruselas dicen que debe situarse en 2017 en el 3,1%, lo que obligará al Ejecutivo a ajustar al menos 5.500 millones a tenor de sus previsiones fiscales.

Es cierto que España no ingresa como sus socios pero tampoco gasta tanto como ellos, así que el desfase al menos queda en parte cubierto. La clasificación por países en el conjunto de los 28 la vuelve a liderar Francia, con una recaudación tributaria equivalente al 49,7% del PIB, es decir, 15 puntos más que España. Le siguen Dinamarca (47,6%) y Bélgica (47,5%). En el extremo contrario de la escala se sitúan Irlanda (24,4%) y Rumanía (28%). El caso más llamativo vuelve a ser el del IVA. España es el segundo país de la UE que menos recauda por este concepto (6,5%), sólo Italia ingresa menos (6,3%).