Diario Sur

Las compras del 'black friday' se consolidan en el calendario comercial

  • Muchos consumidores anticiparán mañana sus adquisiciones navideñas en una jornada en la que se prevén batir nuevos record de ventas

madrid. Hace cuatro años, con la irrupción de Amazon, comenzó a escucharse hablar en España del 'black friday', una tradición importada de Estados Unidos que da inicio a la campaña de compras de Navidad con importantes descuentos justo después del día de Acción de Gracias, que hoy celebran en ese país. La implantación generalizada llegó el pasado año y para mañana hay previsiones de batir todos los récords. Las ofertas son de lo más variopintas: viajes, coches, gafas, juguetes, muebles, electrodomésticos, cenas, créditos... y hasta operaciones de estética a mitad de precio.

El 80% de los españoles ha oído hablar de él y el 50% tiene intención de participar, estima Gerard Costa, profesor de Esade. Por eso, todo apunta a que las compras 'online' moverán más de 1.260 millones solo en España, lo que supone un 13% más que lo ingresado en 2015, según la Asociación Española de la Economía Digital (Adigital). El profesor Costa lo eleva hasta 1.300 millones, a los que habría que sumar alrededor de 5.500 más de las ventas físicas, eso es, un 10% y un 15% más que el año anterior, respectivamente. Estas cuantías representan entre el 5% y el 6% de la facturación anual. El gasto medio por consumidor oscilará entre los 76 y los 144 euros, según algunos estudios realizados por diferentes portales.

A esta campaña se sumarán ocho de cada diez empresas, un 17% más que el pasado año. La mitad de ellas confía en aumentar sus ingresos entre un 10% y un 30%, mientras que un tercio prevé un crecimiento inferior al 10%; y una de cada diez apuesta por acelerar su facturación más del 30%, según Adigital.

Por su parte, dos de cada diez pymes participarán este año en el 'viernes negro', una proporción que aumenta hasta cuatro de cada diez en aquellas pymes que ya venden por internet, según un estudio elaborado por eBay. Desde la Confederación Española de Comercio (CEC) explican que en unos pocos años este fenómeno ha pasado de estar limitado a las grandes cadenas de distribución y comercios electrónicos a consolidarse como «una nueva oportunidad para que las pymes mejoren sus ventas y visibilidad».

De hecho, las pequeñas y medianas empresas comenzaron a sumarse a esta iniciativa en 2014 y en 2015 multiplicaron su presencia, una tendencia que continuará en este ejercicio. «Será el 'black friday' del pequeño y mediano comercio», sostienen desde la organización.