Diario Sur

Draghi advierte de que la recuperación depende de una política expansionista

Mario Draghi.
Mario Draghi. / Alex Domanski (Reuters)
  • El presidente del BCE remarca que ahora no se puede bajar la guardia

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, ha advertido hoy de que la recuperación de la zona del euro "depende de la política monetaria expansiva de dinero barato" y ha señalado que ahora no se puede bajar la guardia.

"La recuperación en el crédito es facilitada por un sector bancario más fuerte pero el ímpetu viene de nuestra política monetaria", ha manifestado Draghi para pedir prudencia en el análisis de las perspectivas.

Draghi ha hecho hincapié, al intervenir en un congreso de banca en Fráncfort, en que las medidas que ha aplicado el BCE se transmiten de forma efectiva y apoyan el crecimiento y la inflación. Estas medidas contribuirán a incrementar la tasa de inflación en más de medio punto porcentual, de media, en 2016 y 2017 y a incrementar el producto interior bruto (PIB) real en más de un punto y medio porcentual de forma acumulada entre 2015 y 2018, según el banquero italiano. "En otras palabras, la política monetaria sigue siendo un ingrediente clave en el escenario de reflación (vuelta de los precios al nivel anterior de forma artificial) que prevemos para la zona del euro en los próximos años", según Draghi.

Factores que mantienen la alerta

El presidente del BCE ha citado otros dos factores que obligan a la entidad a estar alerta, además de los riesgos geopolíticos: la baja rentabilidad de los bancos y la baja inflación.

Draghi ha considerado que es necesario seguir alerta pese a la recuperación del crecimiento y el empleo porque la persistente interrupción en la producción mantiene la dinámica de la inflación débil. La inflación de la zona euro subió en octubre una décima hasta el 0,5% interanual, el máximo desde hace casi dos años pero muy por debajo del objetivo del BCE, que es una tasa de casi un 2%, recordó Draghi.

El BCE espera que la inflación subirá los próximos meses pero por factores estadísticos porque el año pasado el precio del petróleo bajó mucho. "No vemos un fortalecimiento consistente de las dinámicas de los precios subyacentes", dijo el BCE. "Nuestro objetivo es y seguirá siendo una tasa de inflación por debajo pero cercana al 2 % a medio plazo", ha remachado el presidente del BCE.