Diario Sur

España facilita con un sistema electrónico el IVA a los turistas

  • El nuevo proceso para solicitar al devolución del impuesto sustituye al sellado manual y se instalará en aeropuertos puertos y comercios

MADRID. El turismo de compras cada vez mueve más millones y su impulso es una de las estrategias del Gobierno para diversificar la oferta del sector. Para caminar en esa dirección la Agencia Tributaria acaba de poner en marcha un sistema electrónico para devolver el IVA a viajeros (el conocido como 'tax free') que no residan en la UE. El nuevo sistema, denominado 'DIVA' permitirá al visitante «agilizar los trámites del sellado de documentos que se requieren para el reembolso del impuesto a la salida del territorio», según explicó ayer el Ministerio de Hacienda.

Para ello se instalarán dispositivos de lectura en puntos estratégicos de gran tránsito de turistas (aeropuertos y puertos) y también para los comercios que lo soliciten, que contarán con la ventaja de que transmitirán la información directamente a la Agencia Tributaria. Hasta ahora este proceso requería ser convalidado de forma manual mediante sellado de las facturas de compra.

Con el nuevo procedimiento el viajero solicitará en las tiendas un formulario web (formulario DIVA) que podrá validar electrónicamente, a efectos del reembolso del impuesto, en los puntos de sellado de cada aduana. A continuación podrá reclamar la devolución a la tienda donde realizó las compras, o a la entidad gestora del 'tax free' ubicada en la correspondiente zona de embarque. Para solicitar la devolución del IVA, además de no ser residente en ningún país de la UE, es necesario que el gasto de cada factura de compra supere los 90 euros.

El nuevo sistema se pone en marcha después de haber sido probado en el aeropuerto de Madrid. El objetivo es que a finales de este mes se extienda a otros trece (Barcelona, Valencia, Sevilla, Palma de Mallorca, Bilbao, Málaga, Alicante, Ibiza, Mahón, Castellón, Gerona, Asturias y Santander). También estará en funcionamiento en los puertos de Algeciras, Málaga, Alicante y Tarifa, y los pasos aduaneros terrestres de la Línea de la Concepción y la Farga de Moles (Lérida).