Diario Sur

Las denuncias de Hacienda por delito fiscal caen un 66% en cinco años

  • En 2015 se presentaron ante la Fiscalía sólo 341, la cifra más baja desde 1997, muy lejos de las 1.014 de 2011, según la Memoria de la Agencia Tributaria

Las denuncias por delito fiscal (cuando la cantidad defraudada supera los 120.000 euros) presentadas por la Agencia Tributaria ante la Fiscalía se han reducido un 66% desde 2011, año en el que se llevaron ante los tribunales la cifra récord de 1.041. Sin embargo, el año pasado el organismo apenas realizó 341, lo que supone la cifra más baja desde 1997.

Este significativo descenso también se refleja en el importe reclamado por estas denuncias, que ha caído a la mitad al pasar de los 909 millones de 2011 a los 442 millones de 2015. Sin embargo, el dato del año pasado supone una mejora respecto a 2014, cuando la cantidad procedente de esas denuncias fue de tan sólo 305 millones, según la Memoria de la Agencia Tributaria publicada ayer.

Desde el organismo que dirige Santiago Menéndez justifican este descenso por el tiempo que llevan estas inspecciones. Además, recuerdan que muchas de las denuncias presentadas en 2015 corresponden a actuaciones sobre ejercicios anteriores que coinciden con los peores años de la crisis, donde la actividad económica era menor y se redujeron las bases imponibles, lo que se traslada en un menor volumen de fraude.

Por contra, alegan que el tope de denuncias alcanzado en 2011 coincide con inspecciones sobre los ejercicios de bonanza económica y de la burbuja inmobiliaria, con una mayor bolsa de fraude. En cualquier caso, desde la Agencia Tributaria resaltan la importancia de que en los últimos seis años, el 68% de las resoluciones y sentencias por delito fiscal se han saldado con un resultado total o parcialmente favorable a las tesis de la Agencia.

Sin embargo, desde el Sindicato de Técnicos de Hacienda (Gestha) rechazaron que el descenso «sostenido y abrupto» en el tiempo se deba a la menor actividad económica. De hecho, explicaron que el nivel de economía sumergida no se ha reducido durante la crisis, más bien lo contrario. En su opinión, el desplome de las denuncias se debe a que la Agencia Tributaria «prioriza» otras áreas frente a la inspección. «Aumenta el control extensivo que se centra en comprobaciones que afectan principalmente a pymes y autónomos y donde sólo se realizan verificaciones sobre datos declarados, pero no inspecciones», explica el secretario general de Gestha, José María Mollinedo, quien pide una mayor dotación de personal para el área de inspección. De hecho, lamenta que la plantilla de la Agencia siga descendiendo, con una reducción del 1,2% en 2015 hasta los 25.429 trabajadores.

Precisamente, el organismo inspeccionó el año pasado a 29.275 contribuyentes, un 0,96% menos que el año anterior, en el marco de actuaciones de control intensivo. Estas investigaciones se centran en las formas más sofisticadas de fraude y se realizan sobre personas físicas o jurídicas que presentan un elevado riesgo fiscal. Estas operaciones permitieron recaudar 7.129 millones de euros, lo que supone un enorme incremento del 43% respecto al ejercicio anterior. Este aumento fue clave para conseguir en 2015 el récord de recaudación de lucha contra el fraude de 15.664 millones. El organismo también destaca la mayor eficacia de estas inspecciones como demuestra que la deuda media liquidada se elevó hasta los 243.525 euros por contribuyente investigado, la cifra más alta desde 2010 y un 44% superior a los 168.712 euros de 2014.

Sociedades triplica el fraude

Por otra parte, las actuaciones de control extensivo (comprobaciones sobre declaraciones presentadas) obtuvieron una liquidación de 1.385 millones de euros de fraude en el Impuesto de Sociedades, lo que supone triplicar los 400 millones de 2014. Por contra, el importe detectado en el IVA descendió un 12% hasta los 1.530 millones. También se redujo un 3,9% la liquidación en las actuaciones de control en el IRPF, hasta los 508 millones.

En el ámbito de la represión del contrabando y la lucha contra el blanqueo de capitales, las unidades de Vigilancia Aduanera intervinieron en 2015 hasta 167.248 kilos de hachís, 12.722 de cocaína y 11,3 millones de cajetillas de tabaco, lo que supone un total de 1.273 delitos y 8.531 infracciones administrativas. Asimismo, se denunciaron 176 delitos y 2.328 infracciones por falsificación, además de 105 delitos de blanqueo de capitales con una cuota de 327 millones de euros.