Diario Sur

Las eléctricas ganan un 1,3% más pese al desplome de la luz

Las tres grandes compañías energéticas españolas han vuelto a mejorar sus resultados conjuntos tras conseguir unos beneficios de 4.276 millones entre enero y septiembre, lo que supone un incremento del 1,3% con respecto al mismo periodo del año pasado.

Iberdrola es la corporación con mayores ganancias del sector, al obtener un beneficio neto de 2.041 millones en los nueve primeros meses del año -un 6,4% más que en 2015-; le sigue Endesa, que ayer presentó sus cuentas, con 1.305 millones, una cifra que es un 8,2% superior a la del ejercicio previo. Solamente Gas Natural Fenosa ha visto reducidas sus ganancias en más de un 15% en términos interanuales, al quedarse en los 930 millones.

El incremento del resultado consolidado se ha producido en un periodo en el que el sector se ha visto impactado por la caída en el precio de la electricidad. El coste de la luz que se negocia diariamente, y que determina hasta un tercio del total de la factura mensual, ha caído un 32% entre enero y septiembre.

Esta circunstancia, que en principio perjudica a las compañías con un mayor número de centrales ajenas a las renovables, les ha beneficiado indirectamente gracias a los menores costes de muchas de las materias primas, como el crudo.

En el caso de Gas Natural Fenosa, «la eficiencia en la gestión de la cadena integrada de valor permite mitigar» este entorno «más duro de precios bajos», indicó en la presentación de sus cuentas. Por su parte, Endesa ha conseguido mejorar sus resultados gracias a un incremento del 16% en el margen que obtiene del negocio liberalizado de luz y a la «estabilidad» de las actividades reguladas, como la distribución o la generación. Este factor también ha beneficiado el negocio de Iberdrola, aunque también lo ha hecho su actividad de renovables en la que se encuentra volcada dentro de su plan estratégico hasta 2020.

El sector espera ahora la resolución del Gobierno sobre cómo les reintegrará los 500 millones que se les adeuda por la financiación del bono social, así como el establecimiento de un nuevo margen de comercialización del precio regulado.