Diario Sur

De Guindos espera que la mejora del PIB alivie el ajuste de 5.000 millones

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ayer con sus colegas en el Eurogrupo. :: afp
El ministro de Economía, Luis de Guindos, ayer con sus colegas en el Eurogrupo. :: afp
  • Moscovici insta a España a enviar «rápidamente» el nuevo presupuesto y advierte de que el esfuerzo estructural del 0,5% hay que cumplirlo

No hizo falta que nadie le mostrase el camino. «¡El ministro eterno!», gesticuló sonriente su colega francés, Michel Sapin. Abrazos, felicitaciones por doquier... Ayer fue el Eurogrupo de Luis de Guindos, su primer consejo de ministros de Finanzas del euro de su segunda legislatura al frente de un ministerio que juró y perjuró que no iba a liderar. Pero su no es no resultó ser que sí y, ayer, volvió al kilómetro cero de la política española para recordar al club de clubes el compromiso de España de cumplir con la senda fiscal pactada en agosto. Es decir, que cumplirá el 3,1% en 2017, lo que de facto supone un ajuste de unos 5.000 millones porque el Gobierno prevé que cierre en el 3,6%. Sin embargo, De Guindos guarda un as bajo su manga para evitar una subida de impuestos o un recorte en el gasto. ¿Cuál? La mejoría del PIB: a más crecimiento, menos ajuste. Pero ojo, que esto tiene trampa, como le advirtió el comisario económico, Pierre Moscovici.

En el encuentro entre ambos, De Guindos ratificó la voluntad del Gobierno de cumplir con los compromisos comunitarios. A finales de julio, la Comisión propuso conceder su cuarta prórroga desde 2009 otorgando un balón de oxígeno de dos años para bajar el déficit del 3% en 2018. De esta forma, el objetivo de este año es del 4,6%; el de 2017, del 3,1%, y del 2,2% en 2018.

El problema es que el nuevo cuadro macro enviado el 15 de octubre a Bruselas dice que en 2016 se cumplirá pero que en 2017 aún estará en el 3,6%. De ahí el ajuste de unos 5.000 millones que trae de cabeza al Ejecutivo y a la oposición. Pero al margen de esta reducción sobre el PIB nominal (del 3,6 al 3,1%), la UE exige un esfuerzo estructural del 0,5%. Es decir, reformas de verdad ajenas al ciclo económico. Dicho de otro modo, ese ajuste de 5.000 millones es de verdad, nada de ahorros en el pago de intereses o beneficios por el BCE o el precio del crudo.

Preguntado expresamente sobre este asunto, si acatará el compromiso del 0,5% aunque el déficit sobre el PIB nominal se reduzca gracias al crecimiento económico, De Guindos dijo que sí. Oficialmente no podía decir otra cosa. «Los compromisos deben cumplirse», recalcó Moscovici tras darle la palabra el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, que ayer eludió meterse en el jardín español aunque sí bromeó asegurando que «el crecimiento tan alto igual se debe a la ausencia de Gobierno». Ambos, eso sí, felicitaron a De Guindos.

Esfuerzo estructural

¿Qué es esfuerzo estructural? El ministro español siempre ha recelado mucho de este concepto y echará el resto en cumplir el 3,1% sin necesidad de hacer el ajuste de 5.000 millones previsto. Así lo viene sugiriendo en entrevistas y así lo ratificó ayer al anunciar que el crecimiento económico será «claramente superior» al previsto.

Respecto a cómo ajustará los 5.000 millones, si recortando o subiendo impuestos, recalcó que «hay alternativas diferentes» y matizó que «habrá una modificación al alza del crecimiento que siempre es buena de cara al cumplimiento de objetivos presupuestarios». Y es que ese 2,9% y 2,3% anunciado el 15 de octubre ya se ha quedado obsoleto y las nuevas previsiones que enviará a Bruselas en el nuevo presupuesto serán mejores y, por ende, será más fácil alcanzar ese 3,1% nominal. ¿La Comisión hará la vista gorda y se conformará con esto, o exigirá el ajuste estructural de 5.000 millones? He aquí el quid del debate.

En líneas generales, medio punto de crecimiento de PIB podría suponer que el ajuste se reduzca en unas dos décimas (más de 2.000 millones). Además, De Guindos anunció que se cumplirá «de forma holgada» con el 4,6% de este año, así que todas las décimas que se ahorren durante este ejercicio significara un ajuste menor para 2017. La clave estará en el nuevo presupuesto que como recordó el comisario Moscovici, debe ser enviado a la Comisión «rápidamente».