Diario Sur

O’Kean ve las compras en Málaga y el turismo de invierno como nuevas oportunidades

José María O’kean durante su intervención.
José María O’kean durante su intervención. / Álvaro Cabrera
  • El economista anima a las empresas a digitalizarse y a crecer para incrementar una demanda «más de emociones que de cosas»

Málaga tiene aún un gran potencial de crecimiento turístico de la mano del turismo de compras, que junto al turismo ‘de Navidad’ y de salud son clave para ampliar la actual oferta «Es una auténtica bomba por su potencial en el futuro. La ciudad puede ser mucho más», afirmó ayer el economista José María O’kean en relación al sector más dinámico. «No existe en Europa una zona con un clima igual en invierno ni donde cada pocos días haya varios miles de cruceristas por las calles», destacó el experto, que animó a los asistentes al foro Enclave Empresarial, organizado por Unicaja Banco, a potenciar tecnológicamente sus empresas, a incentivar la formación de su personal y a buscar la diferenciación comercial –«El turista no quiere lo que ya encuentra en cualquier ciudad, sino una oferta diferente»– para poder actuar en un nuevo mercado donde «las experiencias y las sensaciones son más importantes que las cosas». O’kean, autor de ‘España competitiva’, compartió con un auditorio de 200 empresarios y directivos su particular clasificación de los entornos humanos –«espacio uno, la naturaleza; espacio 2, la ciudad y espacio 3, Internet»– para asegurar que una empresa que no esté en este último no existe «porque ahí es donde las personas comparten experiencias».

Durante su intervención en el foro se refirió al turismo y a las exportaciones como los pilares del último de los tres ciclos de crecimiento de la economía española. «A diferencia del primero –1982/1993– en éste no ha habido posibilidad de devaluación y el crecimiento ha venido de la mano de la rebaja de costes salariales», explicó el profesor de la Pablo de Olavide, que vaticinó que el actual crecimiento por encima de la media europea ha llegado a su tope. Sostuvo que «España tiene un escenario político endemoniado en el que no hay proyecto de país», y en ese sentido se refirió a los retos nacionales, con el de las pensiones a corto plazo y el mercado laboral, la financiación autonómica, la formación y el salto tecnológico de las empresas entre los desafíos más a largo plazo. Sobre el sistema de pensiones aseguró que los recursos adicionales para sostenerlo vendrán de IVAe IRPF. Defendió la mejora de la recaudación fiscal vía aumento de la base de contribuyentes «antes que subidas y parcheos en estos próximos cuatro años porque pagamos pocos impuestos respecto a Europa, donde los ingresos fiscales supone un 45 por ciento del PIB frente al 36% en España». Sobre el mercado laboral, O’kean destacó la necesidad de mejorar la educación y la formación para romper el círculo de bajos salarios y «crear una sociedad cohesionada ante un futuro en el que habrá trabajos cualificados bien retribuidos, trabajos de atención personal y quienes no trabajarán, bien por falta de formación o por una cualificación que ya carece de demanda». Robots y ordenadores tendrán que ‘cotizar’ en el futuro, una idea que dijo haber escuchado por primera vez hace 30 años y a la que se sumó en su respuesta a una de las cuestiones del público en el coloquio final, que moderó Salvador Navarro, director de banca de empresas de Unicaja. A las empresas O’kean adjudicó un papel de liderazgo en la formación, y les animó a esforzarse: «El lápiz y la goma no nos harán competir ni ganar valor porque en la nueva economía nadie se va a recuperar sin hacer nada». Sobre el ‘brexit’, sostuvo que puede ser «bueno, malo o cínico, pero Europa quiere que sea demasiado duro, y Alemania no lo quieres así».