Diario Sur

Un juez de Madrid reconoce la antigüedad a un interino que encadenó contratos

madrid. Encadenar contratos en la Administración, aunque cada uno se prolongue por encima de los tres meses, no impide que todo ese tiempo trabajado se acumule para el cómputo de la antigüedad de un empleado interino. Así lo ha establecido el titular del Juzgado de lo Social número 33 de Madrid, en lo que sería a priori la primera sentencia dictada en este sentido en España tras un fallo anterior del Tribunal de Justicia de la UE que eliminaba ese tipo de distinciones.

Aunque lo previsible es que ese criterio de la justicia europea sea aplicado en todo el país, la realidad es que no ocurrirá así hasta que la Sala de lo Social del Tribunal Supremo se reúna para unificar la jurisprudencia en ese sentido. Para ello sería necesario que llegue a esa instancia alguna de las demandas planteadas por los miles de trabajadores interinos afectados por la cuestión.

Según el sindicato CSIF, previsiblemente la primera de ellas será un recurso de la Comunidad de Madrid en defensa del convenio colectivo de su personal laboral, en concreto de su polémico artículo 37. En él se establece que, si hay una solución de continuidad entre contratos de personal laboral que duren más de tres meses, éstos no se acumulan de cara a su antigüedad.

En el caso concreto ahora resuelto un empleado interino del servicio madrileño de salud (SERMAS) tendrá derecho a recibir el pago correspondiente a los siete trienios que ha sumado trabajando (unos 395 euros en concepto de antigüedad) desde enero de 1997. Llegó a encadenar seis contratos casi seguidos hasta que logró ser indefinido.