Diario Sur

Pérdidas millonarias tras provisionar 4.700 millones

El consejero delegado de Popular, Pedro Larena, admitió ayer que la entidad cerrará este ejercicio en pérdidas, aunque no quiso aventurar cuál será la cantidad exacta, a la espera de que transcurra este último trimestre. Será así por las provisiones de hasta 4.700 millones que tiene que dotar para hacer frente a la crisis en la que se encuentra inmerso.

De esa cantidad, 4.400 millones corresponden a créditos dudosos y otros 300 se derivan derivados del proceso de ajuste laboral. En cualquier caso, el consejero delegado de la firma indicó que «los accionistas entienden este saneamiento y no prevemos que se lo tomen a mal». Sin embargo, la acción del Popular se desplomó ayer casi un 8,5% en la Bolsa.

Hasta septiembre, el beneficio del banco ha caído un 66%, quedándose en los 94 millones que ganó a mediados de año. Porque todo el dinero generado ha ido a parar, de nuevo, a las provisiones.

La entidad tiene previsto desprenderse de sus activos tóxicos inmobiliarios, que son los que lastran sus cuentas, con una sociedad que podría dar el salto al parqué.