Diario Sur

Varios fajos de billetes de euros. :: afp
Varios fajos de billetes de euros. :: afp

La banca se aferra a ingresos puntuales para elevar un 4,4% sus beneficios

  • Las siete grandes firmas generan 10.245 millones hasta septiembre, pero sus resultados ordinarios cae un 2,5% por el lastre de los tipos bajos

Más de 10.245 millones ganados en nueve meses puede parecer una cuantía estratosférica para los siete bancos que han presentado resultados esta semana. Pero detrás de la cifra se esconde una realidad perjudicada por un escenario de intereses en mínimos históricos: la gran banca no es capaz de mejorar los ingresos por los intereses que aplica, las comisiones que cobra no dan para cuadrar los resultados y los ajustes de personal, aunque elevados, tampoco terminan de contener la caída progresiva del sector.

Esa cifra millonaria se encuentran maquillada por algunas de las ventas materializadas en este año o el anterior; herramientas de ingeniería contable; o procesos de reestructuración puntuales. Son los tres grandes factores que hacen posible que el sector haya aumentado sus beneficios un 4,4% entre enero y septiembre. Supone un incremento de 430 millones con respecto al mismo periodo de 2015.

Sin embargo, el resultado obtenido por estas entidades sin contar con esos ingresos o gastos temporales no sólo no habría mejorado con respecto al año pasado, sino que descendería. Así, el beneficio neto de los siete principales grupos bancarios se habría situado ahora un 2,5% por debajo de los resultados recurrentes del mismo periodo de 2015.

A pesar de la heterogeneidad de las cuentas bancarias, la mayoría de sus firmas se han visto perjudicadas por la política de tipos del 0% aplicada por el BCE. Los efectos son imparables en el margen de intereses, esto es, en los ingresos que obtiene el sector a través de las condiciones aplicadas en las hipotecas o créditos. Esta partida ha sumado 45.500 millones en nueve meses, lo que supone un retroceso del 7,3% con respecto al mismo periodo del año pasado.

Equilibrio internacional

Las salidas de personal ha sido otro de los elementos transversales que ha afectado a casi todo el sector. Al ERE de Santander , que se saldó con unos 1.200 despidos, le ha seguido la negociación del de Popular -se estima en unas 2.600 bajas-, así como un goteo de despidos en BBVA, cuyo consejero delegado, Carlos Torres, cuantifica en 500 trabajadores a lo largo de este año. De Sabadell está prevista la liquidación de otros 180 puestos de trabajo.

Santander ha vuelto a ser el banco con mayores ganancias, hasta superar los 4.606 millones, lo que supone un retroceso del 22% con respecto a los nueve primeros meses de 2015. Esta caída se debe a varios hechos que han tenido lugar este año de forma esporádica, como los costes derivados de la reestructuración laboral (-475 millones). Frente a esa realidad, el año pasado consiguió generar 800 millones puntuales de su negocio en Brasil. La entidad todavía no ha podido comprobar las consecuencias del 'brexit' en sus resultados. «Es demasiado pronto», indicó el consejero delegado, José Luis Álvarez, en la presentación de las cuentas periódicas. Reino Unido es su principal mercado, de donde obtiene un 19% de sus resultados.

Los beneficios de BBVA muestran un crecimiento del 64%, hasta 2.797 millones. Sin apuntes extraordinarios, habría descendido un 0,6%. Porque el banco se anotó en el tercer trimestre de 2015 un impacto contable negativo de 1.840 millones por la «puesta en valor razonable» de un 25% que posee en la entidad turca Garanti, que ahora no ha realizado.

Bankia ha visto caer más de un 14% sus beneficios hasta septiembre, un periodo en el que ha ganado 731 millones. En este caso el efecto de la desconsolidación de City National Bank de Florida, vendido en octubre del pasado año, se ha dejado notar en las cuentas del grupo.

Sí ha conseguido mejorar sus cuentas el más pequeño de los siete titanes del sector: Bankinter ha superado la barrera de los 400 millones en beneficios, lo que implica un alza del 33%, después de integrar por completo el negocio minorista de Barclays en Portugal.