Diario Sur

España perdería 2.000 millones con el Impuesto de Sociedades europeo

  • Sería el tercer país de la UE más afectado por la caída en la recaudación si se implantara una medida para luchar contra la elusión fiscal

bruselas. El ambicioso impulso a la unión fiscal que la Comisión pretende dar con el nuevo Impuesto de Sociedades 'made in Europa' podría salir muy caro a España: supondría un 0,2% menos de recaudación tributaria, por encima de 2.000 millones. Tras Luxemburgo (0,95%) y Reino Unido (0,37%), sería el Estado miembro más afectado. Además, para cuando se apruebe, los británicos se habrán ido, con lo que España pasará al segundo puesto del ránking. Así lo recoge el informe de impacto adjunto a la propuesta legislativa, que aunque matiza que son simples estimaciones, muestra una tendencia preocupante.

Lo que aprobó el martes el Colegio de Comisarios y ayer presentó en Bruselas el responsable de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, es la resurrección de la ambiciosa propuesta que fracasó en 2011 para crear una base imponible común en el conjunto de los 28 países. No se trata de que todos los Estados tengan tipos nominales de gravamen iguales, sino de que el partido se juegue con las mismas reglas, de que el mismo tipo de ingreso, gasto o inversión, tenga el mismo tratamiento fiscal en España o Alemania. A priori, afectaría a las grandes empresas con una facturación superior a los 750 millones y la medida entraría en vigor en 2020.

La Comisión liderada por Jean-Claude Juncker ha echado el resto en la puesta de largo de una iniciativa que a su juicio sólo tiene efectos positivos. Sin embargo, el informe de impacto país por país evidencia que los beneficios no serán iguales para todos, como es el caso de España, que dejaría de ingresar 6.000 millones en el Impuesto de Sociedades. Por contra, habría una recaudación extra de 4.000 millones por partidas como impuestos sobre el trabajo (3.000), sobre el consumo (300); bonos y dividendos (500) e impuestos sobre las ganancias de capital (200). Así que el impacto negativo global quedaría en el 0,2%, unos 2.000 millones. En el lado opuesto, Croacia (0,29% del PIB), Países Bajos (0,22%) y Bulgaria (0,14%) serían los más beneficiados.

Desglosar beneficios

Con esta medida Comisión Europea intenta luchar contra la ingeniería fiscal que practican las multinacionales y les permite trasladar sus ingresos a países con una tributación más baja. Para evitar esta situación, una de las iniciativas propuestas obligaría a las empresas a desglosar los beneficios y pérdidas registrados en todos los Estados miembros para calcular la base imponible global. Después se dividiría esa base en cada uno de los países donde opere la compañía en función de una fórmula que tendría en cuenta distintas variables como los activos, las ventas y la mano de obra que la empresa tiene en cada Estado.

Precisamente, la información país por país es una de las medidas estrella que también se incluye en el proyecto BEPS de lucha contra la elusión fiscal que abandera la OCDE y que España ha ratificado. Una información, eso sí, que no será pública y sólo estará en manos de las distintas agencias tributarias.

En cualquier caso, la propuesta de la Comisión Europea también contempla las denominadas «superdeducciones» para las empresas que inviertan en I+D+i. En concreto, los costes de esta financiación podrán deducirse al 100%, hasta el 150% si se invierten más de 20 millones y del 200% para las empresas emergentes como las 'start-ups'.