Bruselas y el BCE afean al Gobierno su lentitud en la privatización de Bankia y BMN

  • Los 'hombres de negro' constatan el «robusto» crecimiento de la economía, pero recuerdan a Rajoy los deberes pendientes

Muchas dosis de zanahoria y los mismos palos de siempre. Pocos, pero secos, duros. Los 'hombres de negro' de la Comisión y el BCE han estado de visita por España y no precisamente de turismo. En su sexta visita semestral tras el rescate financiero de 41.300 millones solicitado en 2012, ambas instituciones recuerdan a Mariano Rajoy lo mucho que aún queda por hacer. «La agenda de reformas estructurales debe reactivarse una vez que se haya constituido un Gobierno con plenos poderes legislativos, con el fin de seguir reequilibrando la economía, reducir el paro y aumentar la productividad y el potencial de crecimiento de España», reza el informe preliminar publicado a media tarde de ayer.

Es un texto breve y muy enfocado al sector financiero ya que los propios inspectores reconocen que, al estar el país en funciones, el margen de actuación del Ejecutivo ha sido más bien nulo. Ha sido un año prácticamente perdido y el próximo Ejecutivo deberá afrontar un 2017 muy complicado. Pese a todo, aseguran que el crecimiento del país es «robusto y ha superado todas las expectativas» y destacan que las reformas estructurales han logrado que el paro haya bajado «de forma notable».

En lo referido al sector financiero, advierten de los graves problemas de rentabilidad que podría sufrir el sector (como el resto de la Eurozona) y hacen especial hincapié en Bankia y Banco Mare Nostrum (BMN), entidades rescatadas y cuya fusión está en el candelero. Lo que piden tanto la Comisión como el BCE es que se acelere su privatización. De momento, el Fondo de Reestructuración Ordenado Bancaria (Frob) estudia la fusión de ambas entidades financieras.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate