Diario Sur

El Pacto de Toledo se da cinco meses para abordar la viabilidad de las pensiones

La delicada situación de las cuentas de la Seguridad Social, que este año acabará con el mayor déficit de su historia (unos 19.000 millones), ha provocado que los partidos políticos reaccionen. Y lo han hecho en el marco del Pacto de Toledo, el foro que evalúa el modelo de las pensiones. En este sentido, los integrantes de este pacto se han dado cinco meses para presentar propuestas que garanticen la sostenibilidad del sistema. En concreto, esperan poder llevarlo a cabo en febrero o marzo de 2017.

De hecho, los trabajos para presentar este plan comenzaron la pasada semana. En concreto, los grupos firmantes del acuerdo se comprometieron a realizar una serie de reuniones de trabajo y de comparecencia de expertos para abordar la situación de las pensiones.

La presidenta de la comisión, Celia Villalobos, ofreció a los grupos presentar una lista con posibles comparecientes. El pasado martes ya acudieron al encuentro, a petición de la presidenta, el presidente del Consejo Económico y Social (CES), Marcos Peña, y el director general de Ordenación Económica de la Seguridad Social. La idea es que estos encuentros se mantengan, al menos, de forma semanal para que las propuestas estén listas dentro de unos cuatro meses.

Las medidas deben abordar, en primer lugar, la suficiencia financiera de las pensiones. Es decir, corregir el déficit de la Seguridad Social que este año acabará en el 1,7% y el próximo año en el 1,4%, según las previsiones del Gobierno enviadas a Bruselas. Un desfase entre ingresos y gastos que supondrá el final del Fondo de Reserva (la conocida 'hucha' de las pensiones). En este sentido, los grupos de trabajo deberán analizar si es aconsejable financiar vía Presupuestos las pensiones de viudedad u orfandad o implantar un impuesto específico para ellas. También deberán estudiar la posibilidad de destapar la cotización máxima de la Seguridad Social.