Diario Sur

Los grupos familiares reclaman una «simplificación» fiscal y administrativa

El tamaño importa en las empresas. A mayor dimensión, más oportunidades de que las compañías puedan sobrevivir a una crisis económica. Esa es una de las conclusiones del estudio 'La dimensión empresarial como factor de competitividad' presentado ayer en la segunda jornada del Congreso de la Empresa Familiar. Para lograr que las sociedades españolas ganen músculo es necesario un marco fiscal «sencillo, simple, moderado y estable en el tiempo», según el presidente del IEF, Ignacio Osborne. En su opinión, el sistema impositivo es «complejo» y perjudica sobre todo a las pymes porque cuentan con menos recursos para afrontarlo. Otra de las claves señaladas para impulsar el tamaño de las sociedades fue la calidad del capital humano. «Hay una relación clarísima entre mejores niveles educativos y de formación y mayor tamaño de las empresas», explicó Osborne.

El responsable del IEF también consideró necesario «simplificar» el sistema de administraciones públicas para ganar en eficacia. «Si no abordamos este asunto la burocracia seguirá siendo un lastre para que las empresas puedan crecer más», aseveró en su intervención.