Diario Sur

Las grandes empresas anticipan esta semana 5.800 millones al fisco

  • Las compañías que facturan más de 10 millones deben realizar antes del jueves el primer pago del renovado Impuesto de Sociedades

madrid. La reforma exprés del Impuesto de Sociedades que el Gobierno aprobó el pasado día 30 tendrá los primeros efectos para las arcas del Estado esta semana, en la que la Agencia Tributaria prevé ingresar hasta 5.800 millones de euros gracias al nuevo sistema de pagos fraccionados de este tributo.

Esta es la cuantía estimada por el fisco correspondiente al primer abono del nuevo impuesto que grava los beneficios de las empresas con una facturación superior a los 10 millones al año, con un tipo a cuenta general del 23% sobre las ganancias, aunque se eleva al 25% en el caso de los bancos y las petroleras. El próximo jueves día 20 finaliza el plazo establecido en el reglamento para la liquidación de un 70% del importe correspondiente. El 30% restante -otros 2.500 millones de euros- lo deberán ingresar en el mes de diciembre.

Se trata de la medida más importante aprobada por el Ejecutivo en este último tramo del año para hacer frente a los compromisos establecidos con la Unión Europea en materia de déficit público, al comprometerse a cerrar 2016 con un desvío del 4,6%. Hasta julio, el descuadre de las cuentas de todas las administraciones alcanzaba el 3,3%.

Con la modificación del Impuesto de Sociedades, el Estado ha informado a Bruselas de que podrá contar con unos 8.300 millones extraordinarios antes del 31 de diciembre. Se trata de recuperar un régimen que estuvo en vigor hasta que se puso en marcha la reforma fiscal del año 2015, en la que Hacienda optó por reducir los pagos anticipados de estas empresas hasta el 12% sobre beneficios para dotarles de mayor flexibilidad contable.

Sin embargo, los efectos en la recaudación han obligado ahora al Gobierno a regresar al sistema que imperaba hasta finales de 2014. En lo que va de año, los ingresos procedentes de Sociedades se han desplomado un 23,4% hasta agosto, frente a la caída del 2% del IRPF o el incremento del 3,1% en el IVA.