Diario Sur

La inflación repunta al 0,2% y alcanza el nivel más alto desde mayo de 2014

vídeo

Surtidor de gasolina de una estación de servicio. / Afp | Vídeo: Ep

  • Los precios vuelven a terreno positivo en septiembre tras ocho meses en tasas negativas por el encarecimiento de los carburantes

La inflación se situó en septiembre en el 0,2% en tasa anual, lo que supone el nivel más alto desde mayo de 2014. Los precios remontaron tres décimas respecto al -0,1% registrado en agosto y permitieron que el IPC regresase a cifras positivas por primera vez en ocho meses, según los datos del INE publicados hoy y que recortan una décima su estimación adelantada hace unas semanas. De esta forma desaparece el fantasma de la deflación, entre otras cosas, porque las previsiones apuntan a que los precios seguirán una tasa ascendente hasta final de año.

Entre los productos que más influyeron en el repunte de la inflación se encuentra el transporte. Esta rúbrica que experimentó una variación del 0%, supuso casi dos puntos más que la registrada en agosto. Este repunte se debió en su mayoría al incremento de los precios de los carburantes y lubricantes, mientras que bajaron en septiembre del año anterior.

También contribuyó a la subida del IPC el comportamiento de la vivienda, cuya tasa anual se incrementó más de un punto y medio, hasta el -2,8%, a causa de la subida de los precios de la electricidad, frente a la bajada registrada en 2015. También influyó, aunque en menor medida, la subida de los precios del gasóleo para calefacción y el gas, que descendieron el año pasado.

Además, los hoteles, cafés y restaurantes tuvieron una variación del 1,1%, casi un punto mayor que la registrada el mes pasado, a consecuencia de que los hoteles y otros alojamientos experimentaron este mes una bajada de precios inferior a la de hace un año.

Por su parte, entre los grupos de productos que registraron un mayor descenso de precios se encuentran los alimentos y bebidas no alcohólicas, que presenta una tasa anual del 0,8%, un punto inferior a la del mes pasado. Este descenso se debe al abaratamiento de las frutas frescas, mayor este mes que hace un año, y de las legumbres y hortalizas frescas, los aceites y el pescado fresco, que subieron en 2015. También se situaron entre los retrocesos de precio el ocio y la cultura, cuya tasa del -1,5% fue más de un punto y medio inferior a la de agosto como consecuencia de la bajada de los precios del viaje organizado, mayor que la de septiembre de 2015.

Más baja que en la zona euro

La estadística del INE también muestra que el IPC armonizado (homogéneo en toda la UE) se situó en el 0%, es decir, tres décimas por encima de la registrada el mes anterior. Sin embargo, todavía es inferior a la tasa del 0,4% registrada en la zona euro. Por su parte, la inflación subyacente (sin productos energéticos ni alimentos no elaborados) alcanzó el 0,8%.

La vuelta al terreno positivo que supone el dato de septiembre tiene como efecto positivo alejar el riesgo de deflación. Sin embargo, también limita la ganancia de poder adquisitivo para pensionistas (la revalorización de su paga este año fue del 0,25%) y de los trabajadores. De hecho, el Gobierno hasta ahora siempre ha mantenido que esa baja inflación era positiva para esos colectivos y también para las empresas al permitirles ganar competitividad y facilitar las exportaciones.

Por último, los sindicatos se han mostrado siempre críticos con la baja inflación al considerar que eran el reflejo de la frágil recuperación económica. En este sentido, las centrales han pedido una mayor revalorización de los salarios para impulsar así el consumo. De hecho, los sindicatos recuerdan que la subida de los sueldos pactada se sitúa en el 1,08% en septiembre a pesar de que en el pacto con la patronal se contemplaba un incremento de la remuneración de hasta el 1,5%.