Diario Sur

El precio de los carburantes se dispara hasta un 2% esta semana

La manguera de un surtidor de gasolina.
La manguera de un surtidor de gasolina. / Archivo
  • El litro de gasóleo se sitúa en los 1,053 euros, su registro más alto desde el mes de junio

El precio medio de los carburantes se ha disparado esta semana hasta un 2%, para situarse en máximos en los últimos tres meses, según datos del Boletín Petrolero de la Unión Europea (UE). En concreto, el precio medio del litro de gasóleo se ha incrementado un 2% en la última semana, para situarse en los 1,053 euros, su registro más alto desde el mes de junio.

En el caso de la gasolina, el precio del litro ha repuntado en los últimos siete días un 1,63%, hasta los 1,178 euros, su valor más alto desde el mes de julio.En lo que va de mes de octubre, el precio del litro de gasolina ha registrado un incremento del 1,9%, mientras que en el caso del gasóleo ha subido un 2,4%.

Este incremento en los precios de los carburantes coincide con la subida registrada por el crudo en las últimas semanas ante los acercamientos por parte de los países miembros de la OPEP en busca de aprobar un acuerdo en su próxima reunión de finales de octubre para limitar la producción.

En concreto, el barril de Brent, de referencia en Europa, se cambia en la actualidad a 51,69 dólares, aunque la pasada semana llegó a superar los 53 dólares. Con los precios actuales, el llenado de un vehículo con un depósito medio de 55 litros de gasolina cuesta en la actualidad 64,7 euros, mientras que en el caso del gasóleo asciende a 57,9 euros, en ambos casos más de un euro que hace una semana.

Precios en la UE

Los carburantes son más baratos en España que en la media de la UE y la zona euro, donde el precio de venta al público del litro de gasolina se sitúa en 1,303 euros y en 1,352 euros, respectivamente. Por su parte, el litro de gasóleo cuesta 1,154 euros de media en la UE y 1,148 euros en la eurozona.

El menor nivel de precios finales con respecto a los países del entorno se debe a que España, pese a las subidas del IVA, a los mayores impuestos y a los nuevos gravámenes al biodiésel, sigue contando con una menor presión fiscal en general.