Diario Sur

España vuelve a asomarse al abismo

  • El país afronta con una preocupante debilidad política un 2017 de grandes retos económicos

bruselas / madrid. El día 15 es la fecha límite para que los países envíen a Bruselas sus borradores presupuestarios de 2017. La España en funciones se limitará a informar de la segunda prórroga e incluir medidas como la reciente revisión del impuesto de sociedades para evitar que el déficit se dispare. Sigue el vacío en el peor momento. A la política española solo le quedan dos pétalos: terceras elecciones o un Gobierno liderado por Rajoy. Pero lo relevante no será tener un Ejecutivo sino gobernar. No se trata de hacerlo bien o mal, sino simplemente de poder hacerlo porque la cuarta potencia del euro se encuentra ante su enésima encrucijada. El abismo se llama un 2017 de enormes retos al tener que ajustar el déficit en 15.000 millones para bajar del 4,6% al 3,1%. No hay tregua.

Primero, porque España es el país del euro con un mayor desajuste fiscal. Segundo, porque lleva una década incumpliendo las reglas. Tercero, porque el 27 de julio le perdonaron un multa de 2.000 millones dándole la cuarta prórroga desde 2009 para bajar el déficit del 3% (hasta 2018). Y cuarto, porque si no lo hace, la amenaza de multa es de 5.000 millones.

El ajuste será durísimo y habrá que hacerlo en un escenario de desaceleración que complicará todo sobremanera. El abismo sigue ahí.