Diario Sur

Deutsche Bank rechaza recibir ayudas públicas para salvarse

Madrid. El presidente de Deutsche Bank (DB), John Cryan, descartó ayer la posibilidad de recibir ayuda del Estado alemán y aseguró que, por el momento, no se plantea una ampliación de capital de la entidad para afrontar los problemas. Lo hizo en una entrevista al diario 'Bild' después de que EE UU planteara una multa de 14.000 millones por sus negocios con hipotecas dudosas. Cryan recalcó que no entiende cómo alguien puede pensar que ha pedido ayuda a la canciller alemana, Angela Merkel, y señaló que ni lo ha insinuado. «No nos lo planteamos», respondió a la pregunta de si la entidad necesita ayuda de la administración pública.

Sin embargo, las acciones del banco se han hundido a menos de la mitad de su valor desde que Cryan asumió el puesto en julio de 2015. El presidente de la firma reconoce la preocupación de los accionistas, que quieren que se ponga fin a los riesgos legales y se avance en las reformas. «Eso da margen para mucha especulación», indicó antes de recalcar que las reformas necesitan tiempo e insistir en que se sigue el plan previsto.

También se pronunció al respecto el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, para afirmar que los problemas de Deutsche Bank no se deben a los bajos tipos de interés. Antes se refirió a la gestión de riesgos de algunos bancos: «Si un banco representa un riesgo sistémico para la eurozona, esto no puede deberse a los bajos tipos de interés. Debe tener que ver con otras razones», afirmó ayer ante el Bundestag en Berlín.