Diario Sur

El miedo electoral obliga a la UE a congelar 'sine die' el TTIP

La del TTIP ha sido la crónica de un fracaso anunciado. Todo sigue en pie entre la UE y EEUU, pero ya no podrán alcanzar su gran objetivo: cerrar el acuerdo comercial más relevante del mundo este mismo año, antes de que Barack Obama acabe su segundo mandato al frente de la Casa Blanca el 19 de enero (las elecciones son en noviembre). Se marcaron una meta pero no la han alcanzado por miedo. Porque Europa, atenazada por el populismo, se encuentra en funciones ante las elecciones que se celebrarán en 2017 en Francia y Alemania, los dos países que han impulsado el 'boicot' al TTIP. Y hacer algo en la UE sin el respaldo del gran eje es imposible, por mucho que sólo sean 2 de 28. Se trata de crear la zona de libre comercio más importante del mundo entre dos bloques que suponen el 50% de la riqueza planetaria.