Diario Sur

La banca gana un 27% menos hasta junio pese a la caída de las provisiones

  • Las dotaciones para pérdidas, que ceden un 17%, no compensan la ralentización de la actividad bancaria, que sigue cayendo un 4%

madrid. La drástica caída de los tipos de interés hasta el nivel mínimo histórico del 0%, e incluso en algunos casos en negativo, sigue lastrando las cuentas de las entidades financieras españolas. Y lo hace a un ritmo vertiginoso: el conjunto de los bancos registró un beneficio consolidado -ajustado por homogeneización, eliminaciones y consolidaciones entre sociedades del mismo grupo- de 5.874 millones en el primer semestre del año. La cifra, aunque aparentemente cuantiosa, supone un recorte del 27,2% con respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, según el balance de la Asociación Española de Banca (AEB).

El informe periódico de la patronal bancaria constata lo que las cuentas semestrales presentadas por las entidades durante el mes de julio ya anticipaban: que el negocio puramente bancario se encuentra muy debilitado por el escaso margen de interés que consiguen las firmas; que, afortunadamente para sus presupuestos, cada vez tienen que destinar menos dinero a posibles impagos o pérdidas de valor de sus activos tóxicos; y que, por la competencia, las comisiones se mantienen estables, al menos por ahora.

El margen de intereses -lo que cada banco gana en productos como los depósitos o los créditos, entre otros por su comercialización- se ha reducido en los seis primeros meses del año un 4%, hasta los 6.531 millones, según la cuenta de resultados individuales de las entidades de la AEB. Todas han visto acortarse este epígrafe que ahora lastra sus cuentas, como consecuencia de un precio oficial del dinero anclado en el 0%; o de una tasa de facilidad de los depósitos que estos mismos grupos guardan en el Banco Central Europeo del -0,4%, es decir, en negativo.

Intereses en mínimos

Hasta el pasado mes de julio, el interés medio de los productos de ahorro que ofrecía la banca se encontraba en el 0,45%, prácticamente la mitad de lo que se remuneraba un año antes, y muy lejos del 2,7% con el que se promocionaban estas cuentas hace cinco años, según los últimos datos del Banco de España.

De hecho, los depósitos de la clientela aumentaron en 52.263 millones respecto a junio de 2015, lo que representa un incremento del 3,9%. De esta forma, la ratio de préstamos sobre depósitos alcanza el 111,6%, casi un punto porcentual inferior a la de un año antes.

Por su parte, el crédito creció a un ritmo del 3,3%, con un importe total superior a 1,5 billones. Tampoco en las líneas de financiación existe margen para los bancos. El tipo medio de interés de las hipotecas se sitúa en el 2%, incluyendo el euríbor -cotiza en mínimos del -0,05%- y el diferencial aplicado en cada caso. En los préstamos al consumo, el interés se encuentra más elevado, en el entorno del 8%.

La tabla de salvación a la que pueden aferrarse por ahora para salvar sus cuentas periódicas son las cantidades que destinan a provisiones. Fueron su principal lastre en el peor momento de la crisis -entre los años 2011 y 2013-, pero en el actual contexto ofrecen un mayor respiro a los resultados. El importe destinado por la banca a este fin superó los 3.000 millones de euros, un 17,5% menos que en el mismo periodo de 2015.