Diario Sur

Industria liquida la inspección de la UE con sólo 17 vehículos

  • El Ministerio, que iba a revisar los 30 modelos más vendidos, está pendiente de emitir un informe sobre las emisiones de SEAT

La crisis de Volkswagen obligó a actuar hace un año a las autoridades nacionales para evitar que el fraude se extendiera por todo el mercado europeo. Y, también en España, el Ministerio de Industria lo hizo anunciando una inspección de los 30 modelos más vendidos, de forma aleatoria, para comprobar si las emisiones eran iguales en laboratorio que en la calle.

Ahora, Industria ha zanjado la revisión tras los trabajos realizados en 17 de esa treintena de unidades. Y lo ha hecho porque constata que «los vehículos ensayados cumplen con la reglamentación», indican fuentes del departamento. Sin embargo, los técnicos han confirmado que «en condiciones de circulación los valores son sensiblemente superiores» a los de un test en un circuito cerrado.

Esta realidad, conocida con anterioridad, ha obligado a los estados miembros y a la Comisión a modificar los reglamentos que sobre esta materia se encontraban en vigor hasta el 'diéselgate'. A partir del 1 de septiembre del próximo año, los límites de las emisiones NOx (uno de los elementos contaminantes de los vehículos de gasóleo) serán mucho más restringidos que los que operaban hasta ahora en el mercado.

Tras el estallido de la crisis de los motores, el Gobierno obligó a Volkswagen a paralizar la comercialización de sus modelos de diésel tipo Euro 5 con motores EA 189 fabricados pero sin matricular. En principio, se trataba de 2.490 unidades que finalmente derivaron en unos 1.600 que han quedado fuera del mercado, tras las modificaciones técnicas realizadas en casi un millar de esos coches.

El grupo Volkswagen también se encuentra a la espera del resultado del procedimiento sancionador que Industria ha incoado a SEAT por el problema de la manipulación de las emisiones. El Ejecutivo sólo puede actuar sobre la marca española porque es la única con homologaciones realizadas en el país. Por ahora, el Ministerio sigue estudiando las alegaciones de la empresa, según fuentes gubernamentales, a la espera de una resolución final.