Diario Sur

España, a la cola de Europa en ofertas de trabajo pese a encabezar el paro

España se sitúa a la cola de la Unión Europea en cuanto a ofertas de trabajo se refiere, y eso que está a la cabeza por tasa de paro, solo superado por Grecia. Su tasa de empleos disponibles se sitúa en un 0,8% en el segundo trimestre de 2016, según informó ayer la oficina europea de estadística Eurostat. Pese a haber subido una décima y encadenar dos trimestres consecutivos de incrementos, solo Portugal tiene peores registros (0,7%) y se coloca a la par de Polonia (también con un 0,8%). Asimismo, la tasa europea duplica con creces a la nacional, al alcanzar el 1,8% (1,7% si se circunscribe a los países de la eurozona).

En el lado contrario, el indicador registró los porcentajes más elevados en la República Checa (2,9%), Bélgica (2,8%), Reino Unido (2,5%), Alemania (2,4%) y Suecia (2,3%).

Por sectores, el ratio de disponibilidad laboral en servicios para España fue del 0,5%, mientras que en la industria y construcción bajó dos décimas hasta el 0,3%. Nuevamente se trata de unas cifras muy alejadas de la media de la Unión Europea, que se elevó hasta un 2% para servicios y un 1,4% para el sector secundario (sendas décimas menos si se compara con la zona euro).

Esta información se completa con la que también publicó ayer el INE, que informó de que el número de vacantes registradas en el segundo trimestre fue de 75.852. De estas ofertas, un 90,4% correspondió al sector servicios, un 8,3% a industria y apenas un 1,3% para la construcción. Por comunidades, Madrid (23,3%), Cataluña (17,3%) y Galicia (11%) concentraron más de la mitad del total de vacantes este trimestre; las que menos ofertas tuvieron fueron Asturias (0,7%), Navarra (0,9%) y La Rioja (0,9%).

Más preocupante es el hecho de que el 94% de las empresas consultadas dijo no necesitar trabajadores adicionales. Ésa es su principal razón para no contratar, y solo un 4,4% de ellas argumenta que no lo hace por los altos costes laborales.

Y es que un trabajador le supone de media a una empresa un total de 2.589,08 euros al mes, según los datos publicados por el INE, que revelan que el coste laboral bajó un 0,1% interanual en el segundo trimestre del año. Y ya van dos recortes consecutivos, puesto que en el primer trimestre descendió un 0,2%.

Frente a esta caída, el coste salarial -que comprende el salario base, complementos salariales, pagos por horas extraordinarias, pagos extraordinarios y pagos atrasados, medidos en términos brutos- aumentó un 0,1% en tasa anual. Así, pasó de 1.941,74 a 1.943,01 euros por trabajador y mes. Se trata de una subida mínima si se compara con el 1,3% que este mismo índice se incrementó en la UE, un 0,9% en la zona euro -según datos de Eurostat- o un 0,5% en el conjunto de países de la OCDE -según informó ayer la organización-. Si se excluye el factor variable de los salarios (pagos extraordinarios y atrasados), se obtiene el coste salarial ordinario, que disminuyó un 0,3% hasta los 1.630,53 euros.

Los otros costes (los no salariales) bajaron también, en este caso un 0,6%, situándose en 646,07 euros por trabajador y mes. Su principal componente, las cotizaciones obligatorias a la Seguridad Social, supusieron de media 585,96 euros mensuales, un 0,5% menos que en el segundo trimestre de 2015.

Por su parte, las percepciones no salariales no experimentaron variación debido a que la caída de las prestaciones sociales directas (indemnizaciones por despido y prestaciones complementarias a la Seguridad Social abonadas por el empleador) se vio compensada con el aumento de las otras percepciones no salariales (indemnizaciones por fin de contrato, pagos compensatorios, ropa de trabajo, etc.). En contrapartida, las subvenciones y bonificaciones -también incluidas en los otros costes- aumentaron un 5,8% en tasa interanual.

El coste laboral por hora disminuyó un 3,9%. Esta caída, mayor a la del coste por trabajador, se debe al efecto de la Semana Santa. Si se elimina este efecto y el de calendario, el crecimiento estimado del coste hora fue de un 0,2%.

El único sector que incrementó su coste laboral total este trimestre fue la industria. Por el contrario, la construcción presentó la mayor bajada (todos los componentes descendieron, en especial los relativos a las indemnizaciones por despido). En el sector servicios destacó el crecimiento del coste salarial total, aunque el salario ordinario disminuyó debido al aumento de las pagas extraordinarias y atrasos.

Si se compara por comunidades, el coste laboral en Madrid y País Vasco superó en más de 300 euros la media nacional, mientras que en Extremadura, Canarias y Galicia dicho coste fue inferior a la media en la misma cantidad.