Diario Sur

Los sindicatos inician el curso con movilizaciones en la calle

  • UGT y CC OO protestarán contra el TTIP y frente a la precariedad, al tiempo que reclaman al Gobierno que revalorice pensiones y sueldos públicos

Comienza el nuevo curso también para los sindicatos. Y lo hacen con fuerza, convencidos de la urgencia de que hay que empezar a dar respuesta a la «situación dramática» que está viviendo España. Los secretarios generales de CC OO y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Pepe Álvarez, respectivamente, presentaron ayer una «declaración conjunta» en la que anuncian movilizaciones sociales.

La primera será el próximo martes día 20, y con ella quieren mostrar su rechazo a los acuerdos comerciales que están negociando las instituciones europeas con Estados Unidos (TTIP) y con Canadá (CETA). También habrá otra marcha el 15 de octubre con la misma intención: «alertar» de los «riesgos» que representan estos pactos comerciales para sus derechos laborales.

Ambas organizaciones quieren hacer un «llamamiento» a todos los trabajadores para que el próximo 7 de octubre, Día Internacional por el Trabajo Decente, salgan a las calles a «reivindicar el fin de la pobreza laboral, caracterizada por el abuso de la contratación temporal y a tiempo parcial y los bajos salarios».

Ésta es una de las prioridades de las organizaciones sindicales para este nuevo curso: luchar contra la precariedad laboral. «Las necesidades de la gente son de ahora y necesitan soluciones ya», defendió Fernández Toxo, quien criticó a los partidos políticos por su «irresponsabilidad» de dejar pasar más de un mes «sin hacer nada» por formar Gobierno hasta que pasen las elecciones vascas y catalanas. «España no puede permitirse un mes sin contactos, sin reuniones, sin iniciativas, para poner fin a esta crisis de gobierno. Tiene que dar solución a los graves problemas que aquejan a la sociedad española», sostuvo.

Por eso CC OO y UGT no descartan pedir al Gobierno en funciones una reunión para exigir la revalorización de las pensiones, de los salarios de los empleados públicos y la subida del salario mínimo interprofesional. Están convencidos de que el Gobierno «puede y debe» hacerlo -insistió Álvarez-, y pidieron al Parlamento que así se lo haga saber.

Lo que no han precisado todavía es cuál es la fórmula idónea para llevarlo a cabo, puesto que sus servicios jurídicos están estudiando si es mejor hacerlo mediante Real Decreto, por proposición de ley o proposición no de ley. «Si se ha propuesto en funciones a Soria para un cargo en el Banco Mundial, cómo no va a poder revalorizar las pensiones», ironizó el secretario general de UGT.

Otro tema que preocupa a los sindicatos es abrir la negociación, «a la mayor brevedad posible», sobre los incrementos salariales de 2017 que tenían pendiente solucionar con la patronal. Así, manifestaron que escribieron una carta la semana pasada a las patronales pero que por el momento no tienen ni fecha ni hora de la reunión.

Ambas organizaciones coinciden en la necesidad de garantizar una mejora significativa del poder adquisitivo de trabajadores, puesto que -a su juicio- «animará el consumo, impulsará la actividad económica y creará empleo de calidad».