Diario Sur

Bankia dejó caer al Banco de Valencia, según los inspectores

  • Los técnicos del BdE se mostraron «incómodos» porque Rato «tomó la decisión estratégica de desentenderse» de la entidad levantina

madrid. El Banco de Valencia, protagonista de uno de los mayores rescates financieros en España -más de 5.500 millones de euros en ayudas públicas directas, más una línea de crédito de otros 7.000 millones a Caixabank para reflotarlo-, cayó fundamentalmente por la dejadez de los entonces gestores de Bankia, encabezados por el exministro Rodrigo Rato. Así, al menos, lo estima el equipo de inspectores del Banco de España (BdE) que estuvo empotrado en dicha entidad durante 2011.

Su postura queda clara tanto en los correos que se cruzaron, como en las actas internas de las reuniones que mantuvieron con el banco. El responsable del equipo, José Antonio Casaus, ya avisó en marzo que tendrían «un problema» por la falta de liquidez de la entidad levantina, situación que veía «preocupante» porque en julio de ese año le vencían 700 millones de euros y un banco alemán le reclamaba otros 200.

A ello se unía que ese mes expiraban unos depósitos interbancarios por valor de 600 millones y, además, se estaban «produciendo salidas anormales de depósitos a plazo (70 millones en tres días)». Una de las causas es que Moody's había recortado su calificación «por debajo del grado de inversión, lo que imposibilitaba su acceso a los mercados».

Por eso, y aunque el Banco de Valencia llevaba su gestión de tesorería de forma independiente de Bankia -que heredó de Bancaja su participación de control en aquel-, advertía de que «podría necesitar su apoyo para «hacer frente a los vencimientos (líneas de créditos abiertas disponibles por 970 millones)».

El grupo ya tenía «1.700 millones de financiación dispuesta» con la entidad levantina, 1.000 millones que habían quedado en la matriz, BFA, y el resto en Bankia. Pese a ello, según constataron con «incomodidad» en octubre, ambas tomaron «una decisión estratégica: lanzar al mercado su idea de desentenderse de Banco de Valencia», aunque «sin haber evaluado previamente su impacto». Un mes más tarde fue intervenido.