Diario Sur

Las comunidades tardarán «décadas» en aliviar su deuda, según Standard & Poor's

madrid. Las 15 comunidades autónomas del régimen común -todas excepto País Vasco y Navarra- se enfrentan a un futuro complejo, no sólo a corto plazo, al no disponer de referencias para, por ejemplo, poder elaborar sus cuentas de cara a 2017. También a medio e incluso largo, porque podrían tardar «décadas» en reducir sustancialmente su principal lastre: la deuda acumulada en los últimos años.

Así lo explica la agencia de calificación Standard & Poor's (S&P) en un informe en el que indica cuáles serían las medidas aplicar para evitar que los compromisos financieros enquisten su horizonte. La firma de 'rating' sostiene que estas regiones deberían contar con un aumento significativo de los recursos a través del sistema de financiación autonómica. Aunque no sería suficiente. Para la agencia, un mayor incremento de los ingresos «no será suficiente para restaurar las finanzas regionales a niveles precrisis».

Por eso, S&P indica que también sería conveniente un «alivio de su deuda». Es decir, de que el Estado -principal acreedor de las comunidades autónomas- aplique una quita en el capital comprometido para desahogarlas de esta presión.

Además, apunta que los cambios demográficos representan un «importante» obstáculo, porque de las comunidades dependen los principales servicios sociales. Y considera que cualquier propuesta para reducir significativamente los gastos regionales «es probable que se encontrase con una fuerte resistencia política y social». En cualquier caso, S&P vaticina una «gradual consolidación» de sus finanzas «independientemente» de la evolución que tenga el complejo contexto político nacional.