Diario Sur

Un inspector del Banco de España sostiene, al contrario que el supervisor, que Bankia era «inviable»

El inspector del Banco de España José Antonio Casaus afirmó ayer ante el juez de la Audiencia Nacional que investiga la salida a bolsa de Bankia que la entidad era «inviable», aunque al mismo tiempo admitió que esta contaba con provisiones para hacer frente a deterioros.

Se desmarca así de lo expuesto por el resto de testigos, e incluso del contenido de un informe de junio de 2010 que calificaba a BFA-Bankia como un proyecto viable integrado por «entidades fundamentalmente sólidas» y un equipo «capacitado».

Casaus habría reiterado, según fuentes jurídicas, lo que ya declaró ante el juez Fernando Andreu en el mes de julio de 2014, al mismo tiempo que se habría desmarcado en parte de la línea seguida por el resto de testigos del Banco de España que han pasado ante el juez durante los últimos meses.

Representantes del organismo supervisor y de la CNMV defendieron durante la última semana de julio su papel durante el proceso de salida a Bolsa, recalcando que la entidad disponía de provisiones de sobra. Pero Casaus afirmó ayer que Bankia «era una máquina de perder dinero». En un informe fechado en diciembre de 2010, explicó Casaus, se advirtió a la jefatura del Banco de España «de la inviabilidad» de todo el grupo.