El crédito al consumo crece un 13% impulsado por las ventas de coches

  • Las familias formalizaron préstamos personales por valor de 23.616 millones el año pasado, de los que el 40% proceden de la comercialización de vehículos

La financiación del día a día de muchas familias vuelve a tirar de los créditos al consumo y los préstamos personales, al mismo tiempo que se va recuperando la actividad económica. En 2015, se formalizaron operaciones de este tipo por un valor de 23.616 millones de euros, lo que supone un incremento cercano al 13% con respecto a los datos del año anterior, según la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito (Asnef).

De esa cifra, casi 8.500 millones de euros ya corresponden a líneas de financiación ligadas al sector automovilístico, esto es, a la adquisición de coches, cuya operativa acapara un 40% de estos créditos personales. El crecimiento financiero experimentado en la comprad e vehículos ha sido del 25.9%, en buena medida por el incentivo de los Planes PIVE habilitados hasta ahora por parte del Ministerio de Industria, con los que se otorgaban hasta 1.000 euros por unidad.

El resto del capital, hasta completar los más de 23.000 millones se deben a las operaciones de financiación ligadas estrictamente al sector de consumo, cuyo valor ha alcanzado los 15.125 millones, con un crecimiento del 6,7%. Este capital está ligado a la compra de bienes duraderos como electrodomésticos, muebles, telefonía, viajes, etc.

Para el presidente de Asnef, Óscar Cremer, “estas cifras son consecuencia de la mejora de la renta disponible de los hogares españoles y del desapalancamiento efectuado por las familias a lo largo de los años de crisis, lo que ha traído una mejor capacidad de demanda de crédito, claramente reflejada en los resultados obtenidos por nuestras entidades”. Cremer ha indicado que “si 2014 fue el año en el que se inició la recuperación, 2015 ha sido un año en el que ésta se ha consolidado”.

Los registros de Asnef también confirman la caída de la tasa de morosidad en este tipo de créditos. En el caso de la automoción, los impagos alcanzaron en 2015 el 5% del total, frente al 7,7% del ejercicio anterior. Y en los préstamos personales la tasa de mora se encuentra en el 7,8% frente al 8,52% previo.