Diario Sur

Industria reforma el sistema del gas con un recorte de 238 millones

Planta de regasificación de gas natural licuado de Enagás en Asturias.
Planta de regasificación de gas natural licuado de Enagás en Asturias. / Citoula
  • CONSEJO DE MINISTROS

  • Las medidas aplacarán un déficit de tarifa que a cierre de 2014 habría alcanzado los 800 millones en términos acumulados

El Consejo de Ministros ha incluido dentro del paquete de medidas económicas aprobado este viernes un ajuste de las retribuciones del sistema gasista por importe de 238 millones de euros, equivalente a un 7% de los 3.350 millones de costes anuales regulados de este sector.

Este recorte de retribución tiene como objetivo aplacar un déficit de tarifa acumulado en el sector del gas de 400 millones a cierre de 2013, que habría alcanzado los 800 millones a finales de este año.

El ajuste se realizará además sin necesidad de subir los peajes de gas al consumidor, al menos mientras no haya fuertes caídas de demanda ni significativos desajustes temporales a partir de 2015.

El 46% del recorte, o unos 110 millones, corresponde a la distribución, en la que Gas Natural Fenosa, con un peso del 70%, es la principal empresa, y en la que participan otros operadores como Redexis.

El transporte, del que se hace cargo en su mayor parte Enagás, asumirá un 41% del recorte, o 97 millones, frente al 10%, o 23 millones, de las regasificadoras, y el 3%, o unos 8 millones, de los almacenamientos subterráneos de gas. El déficit de tarifa acumulado, que se produce porque los ingresos destinados a la parte de peajes del recibo son inferiores a los costes regulados, es fruto de la caída de la demanda de gas y de la entrada de nuevas instalaciones en el sistema.

Déficit hasta 2014

La nueva regulación establece que el déficit acumulado a cierre de 2014, que ahora serán unos 600 millones frente a los 800 millones antes del recorte, deberán ser financiados por las empresas con actividades reguladas. De esta forma, se convertirá en una deuda que, como en el caso de la electricidad, irán devolviendo los consumidores de gas en el plazo de quince años.

En cuanto al déficit que se produzca a partir de 2015, habrá subidas de peajes de forma automática cuando el desajuste supere el 10% de los costes anuales previstos, unos 300 millones, o cuando la deuda acumulada supere el 15% de estos costes, esto es, unos 500 millones.

Las nuevas reglas retributivas se revisan en periodos de seis años y parten de la misma filosofía de la ley de desindexación de la economía. En este caso, el Gobierno ha actuado ante un déficit incipiente que no ha alcanzado las dimensiones del eléctrico.

Tasas de rentabilidad

Tomando como base el modelo de retribución a la distribución, el Gobierno ha fijado unas tasas de rentabilidad fija del 5,2% para las distintas actividades, que se completará con otra tasa variable.

En el caso del transporte, la tasa variable tendrá un peso del 25% sobre el retorno total y dependerá de la evolución de la demanda. Se considerará el valor neto de los activos y una vida útil de 40 años.

Para la distribución, en la retribución variable se dará más peso al volumen de energía vendido que al número de clientes, con el objetivo de incentivar el desarrollo de infraestructuras allí donde exista más bolsa de demanda. También se incentiva la gasificación de nuevos municipios.