Los Dólmenes de Antequera reciben el invierno

Los Dólmenes de Antequera reciben el invierno
  • El tholos de El Romeral protagoniza el primer solsticio tras la declaración como Patrimonio Mundial de la Unesco

Álvaro y Mari Carmen se hacen un selfi a las puertas del tholos de El Romeral pocos minutos antes de las dos y media de la tarde. Vienen desde Humilladero para asistir al solsticio de invierno, el primero tras la declaración del Conjunto Arqueológico Dólmenes de Antequera como Patrimonio Mundial por parte de la Unesco el pasado 15 de julio. Junto a Mari Carmen y Álvaro, otras 17 personas van pasando al interior del recinto, construido hace 3.800 años. Y poco antes de las tres de la tarde, el reflejo de la luz solar entra hasta la segunda cámara funeraria, algo que sólo sucede estos días de cambio de estación.

La declaración por parte de la Unesco ha espoleado las visitas al conjunto, no en vano, las plazas para asistir al solsticio hoy y para mañana llevas días agotadas, tal y como destaca el director del conjunto arqueológico, Bartolomé Ruiz, que además ha actuado como guía en la visita celebrada hace sólo unos minutos. “Desde la declaración por parte de la Unesco se está tomando conciencia de lo que supone esa distinción, no sólo para la ciudad y para la comarca, sino también para el resto de la provincia y de la región”, asevera Ruiz en relación al incentivo cultural y turístico que ha supuesto la declaración por parte del organismo de Naciones Unidas.

El goteo de visitantes durante toda la jornada está siendo incesante. Una afluencia que ya ofrecerá un nuevo récord al finalizar el año, tal y como adelanta Ruiz. El año pasado, por las tres construcciones megalíticas pasaron 106.583 personas y este año incluso parece que se van a superar las previsiones que apuntaban a una asistencia de 120.000 personas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate