El sueño persistente de los viejos regresa a la hierba

Nadal, durante el entrenamiento de ayer en Londres. :: afp/
Nadal, durante el entrenamiento de ayer en Londres. :: afp

Wimbledon acoge a los cuatro gigantes del tenis masculino y observa el vacío de Williams

ÍÑIGO GURRUCHAGA LONDRES.

Xuién iba a pensar que entre todas las confusiones que propaga el principio del siglo XXI el bello y cursi All England Club de Wimbledon se convertiría en una parábola del estado del mundo. A diferencia de sus mujeres, los hombres 'top' de Estados Unidos dan lástima. Los viejos líderes europeos aplastan a sus jóvenes. Y crece el sentimiento de que tal estado de cosas puede ser alterado por una gran marea china.

Serena Williams ha ganado 12 veces en Wimbledon desde 2010. Y no está este año porque tendrá su primer hijo en torno a su 36.º cumpleaños. Sólo tres mujeres han ganado títulos del Grand Slam tras dar a luz. La australiana Margaret Court, que tuvo su primero a punto de cumplir 30, y la belga Kim Clijsters, a los 26, ganaron tres grandes torneos como madres. La también australiana Evonne Goolagong, madre a los 26, ganó Wimbledon con 29.

Si la ausencia de la más joven de las hermanas Williams suena a presunta y feliz despedida del tenis de la élite de una de sus mayores estrellas de todos los tiempos, no hay manera de quitarse de encima a los cuatro hombres que se han repartido los torneos de Wimbledon en los últimos 14 años. El australiano Leyton Hewitt fue el último en ganar antes de que se impusieran los actuales oligarcas del tenis mundial.

Cuando le preguntaron ayer por una explicación, Roger Federer expandió la cuestión. Los últimos ganadores de los Juegos Olímpicos, europeos. Desde que Roddick ganó en Miami en 2010, todos los vencedores del Circuito Mundial de Maestros de la ATP 1.000 han sido europeos. Los cuatro tenistas dominantes han ganado 60 de 66. Desde la victoria de Agassi en 2003, los cuatro han triunfado en doce ediciones del Abierto de Australia. Desde 2004, en todas las finales salvo tres del Abierto USA. Y en todas salvo una de las finales del Torneo de Maestros.

Cuando Andy Murray (2) y Novak Djokovic (3) cumplan años en noviembre, se unirán a Rafa Nadal (2) y a Roger Federer (7) para consagrar la hegemonía de los treintañeros en el tenis mundial. Pero Roger Federer, que batió con 35 años a Nadal en Melbourne para lograr su decimoctavo título del Grand Slam, no es el más viejo ganador de uno de los grandes. Ken Rosewall ganó dos abiertos australianos y un americano con más edad que el suizo al principio de los 70. Su último Gran Slam con 37 años.

Nadal y la mentalidad

Rafa Nadal decía ayer: «Si me pongo a filosofar sobre las razones, podría pasarme una hora y no estaría seguro de que lo que diga fuera cierto. Yo creo que hay una cuestión de mentalidad, que los de antes pensaban que a los 30 había que retirarse y que nosotros queremos seguir, porque nos gusta. Otra cosa es que la gente entra más tarde en el circuito, aunque nosotros entramos muy jóvenes».

Según un estudio de la Federación Internacional de Tenis, entre 2000 y 2013 el lapso de tiempo entre que un jugador obtiene su primer punto en el 'ranking' profesional y entra en los Top 100 pasó de 3,7 a 4,8 años para los hombres y de 3,4 a 4,1 años para las mujeres. Los más jóvenes ganadores de torneos del Grand Slam fueron Michael Chang y Boris Becker, con 17 años. Y Nadal había ganado ya tres Roland Garros a los 21 años, la edad a la que Federer se llevó su primer Wimbledon.

Si se observan las tablas de la ATP con la edad promedio de los participantes en torneos del Gran Slam en la era de los abiertos, se ve que en París, en 1968, la media era de 26 años y 227 días, que hay una larga estabilidad en la curva, un descenso al final de los años 80 (media de 23 años y 163 días en el Abierto de Australia de 1989) y el envejecimiento actual. En este Wimbledon, la media es de 28 años y 105 días.

Los aficionados pueden 'filosofar' durante horas sobre los factores de esa evolución, como dice Nadal, pero ¿a quién le molestaría una revancha en quince días del Federer-Nadal en la final australiana? A las audiencias, especialmente las europeas, disfrutan estos últimos duelos entre los grandes titanes. Y Federer cree que Zverev, Kyrgios, Raonic, Nishikori o Dimitrov pueden destronar cualquier día a los cuatro magníficos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos