Un ágil Nadal, a octavos de Wimbledon

Nadal celebra un punto. :: efe
Nadal celebra un punto. :: efe

Victorias para Muguruza y Bautista, que venció a Nishikori en un gran partido

MANUEL SÁNCHEZ

A Khachanov, la juventud (21 años) se le nota en las costuras. Hace dos semanas probó por primera vez lo que es enfrentarse a la élite de este deporte. Se enfrentó a Roger Federer en las semifinales de Halle (Alemania) y cayó en dos sets, tras dar mucha guerra al suizo. Esta vez, el cuadro le enfrentaba en tercera ronda también por primera vez a Rafa Nadal. Se esperaba una cruenta batalla, pero Nadal no lo permitió. El balear le dio una clase avanzada de cómo jugar sobre hierba, y en general, de cómo competir en una pista central de 'Grand Slam', y eliminó al ruso por 6-1, 6-4 y 7-6 (3) en dos horas y cuarto de encuentro.

Nadal salió, como lleva haciendo todo el torneo, al 100 %. Tras tres rondas, el español ha roto el primer juego al servicio de su rival en todos los partidos. Un arranque serio, sin complejos y sin nervios, que le permite jugar relajado y con margen el resto del set.

El español le atacó mucho a la derecha y lo suficiente al revés, para que no se acostumbrara y no comenzara a pasar bolas por costumbre. Con muchísima agresividad, no tardó en apuntarse el primer set aniquilando a su rival. 6-1, tras romper todos los saques de Khachanov y con el único lunar de ceder su servicio en blanco en el quinto juego.

Nadal está rápido de piernas y ágil. Eso le permite no solo moverse mejor, sino también golpear mucho mejor tanto la derecha, como el revés, como incluso calcular mejor el momento para subir a la red. Perfecto en casi todos los sentidos, con un 70 % de primeros servicios y más de cuarenta golpes ganadores, Nadal también dominó sin problemas en el segundo set (6-4), aunque en el tercero (7-6) tuvo que solventar tres bolas de rotura con 3-4 en contra y una pelota de set con 5-6. En el 'tie break', el primero que Nadal disputa este año en Wimbledon, le castigó y cerró el partido.

Nadal, bien vigilado desde la grada por el exjugador de fútbol David Beckham y el golfista Sergio García (que vistió la chaqueta vender que le acredita campeón del Masters de Augusta), acumula ya diez partidos de 'Grand Slam' sin ceder un set, desde que lo hiciese en la final del pasado Abierto de Australia ante Roger Federer.

En octavos se medirá a un viejo conocido en la hierba de Londres. El luxemburgués Gilles Muller, que se ha metido por primera vez en esta ronda de Wimbledon, ya derrotó a Nadal en estas pistas, aunque fue en 2005. Seis años después, el balear se tomó la revancha y eliminó al sacador del tercer grande de la temporada.

Por su parte, Roberto Bautista consiguió una de las victorias más importantes de su carrera al derrotar al japonés Kei Nishikori en cuatro mangas (6-4, 7-6 (3), 3-6 y 6-3). El castellonense, pese a tener que recibir atención médica en el cuarto set, superó por primera vez al nipón en el que era el quinto enfrentamiento de sus vidas. Bautista completó un partidazo y se cuela por segunda vez en su carrera, tras la de 2015, en octavos de final de Wimbledon. Además, este año ha alcanzado esta ronda en todos los 'Grand Slams'. Su próximo reto será superar al croata Marin Cilic para alcanzar, por primera, los cuartos de final de un grande.

Muguruza, infalible

Alejada de los grandes focos. En la pista 3. Ante bastante público, pero con los huecos en las gradas típicos de compartir horario con Milos Raonic, Dominic Thiem o Tomas Berdych. Ahí, sin la presión ya de ser la actual finalista del torneo, o la más reciente campeona de Roland Garros, Garbiñe Muguruza muestra su mejor nivel. La hispanovenezolana batió con mucha contundencia a Yanina Wickmayer por 6-2 y 6-4 y se clasifica para tercera ronda sin ceder ningún set en dos partidos. En la tercera ronda, Muguruza se cruzará con la rumana Sorana Cirstea.

Fotos

Vídeos