Roland Garros

Muguruza saca el mazo a pasear

Garbiñe Muguruza celebra su victoria. /AFP
Garbiñe Muguruza celebra su victoria. / AFP

La hispano-venezolana realiza un partido casi perfecto y derrota a la finalista del torneo en 2010 para meterse en octavos de final por quinta vez en su carrera

MANUEL SÁNCHEZ GÓMEZ

Si Garbiñe Muguruza es una jugadora de supersticiones, su paso en este Roland Garros 2018 no puede ir mejor encaminado. Si en 2016 ya ganó a Svetlana Kuznetsova antes de levantar el título, este sábado, en la pista central del torneo, se enfrentó, y con mucha superioridad, a la que aquel año fue su rival y víctima en semifinales, la australiana Samantha Stosur. Muguruza se deshizo de la oceánica por un contundente 6-0 y 6-2 y confirmó su presencia en los octavos de final de Roland Garros, ronda en la que perdió el año pasado.

Para cumplir con este expediente del curso, la hispano-venezolana inauguró la pista central del torneo este sábado en un día en el que se alternaron nubes y sol y en el que quien más brilló fue Muguruza, que impuso una cátedra a la que fuera campeona del Abierto de Estados Unidos en 2011.

En los primeros compases Muguruza testó el nivel de Stosur. Descubrió y aprovechó su debilidad en el revés, sobre todo cuando no podía golpear parada, y la hispano-venezolana quebró el primer saque de la australiana. No estuvo nada cómoda Stosur, que no encontró grietas en el juego de Muguruza, y no tardó en volver a pagarlo. Una doble falta y una derecha al pasillo de dobles confirmaron la segunda rotura de la campeona en 2016 y el 3-0 en el marcador.

Pese a que Stosur alcanzó la final en Roland Garros en 2010, la arcilla no es ni de lejos su superficie favorita y sufre mucho cuando tiene enfrente a una jugadora capaz de pasarle bolas y adaptarse con facilidad al polvo de ladrillo. El conteo de jugos continuó y Stosur, ya con 34 años, se encontró en una situación parecida a 2016, cuando chocó con Muguruza en semifinales y se llevó un 6-2 y 6-4, en lo que supuso la antesala al primer Grand Slam de la pupila de Sam Sumyk. Muguruza incluso superó aquel inicio, cuando arrancó 4-0, y en menos de 20 minutos ya tuvo un 5-0 en su marcador y la confianza por las nubes.

Con su 'look' característico de visera y gafas de sol, Stosur sólo hizo daño cuando se le quedaron bolas muertas a mitad de cancha. Ni las subidas a la red (2/5), ni el servicio (9 de 26 puntos ganados con primer servicio), ni los golpes ganadores (conectó seis) fueron argumento suficiente para combatir a una Muguruza que en 25 minutos se llevó el primer set por 6-0. Un 6-0 que hizo que mucha de la gente que llegó tarde a la Philippe-Chatrier se perdiera la exhibición de la hispano-venezolana, que luce una serenidad y una calma que invitan al optimismo a la hora de pensar en el tercer Grand Slam y la segunda corona en París.

La superioridad de Muguruza pareció un libro cerrado para Stosur, y es que la australiana apenas varió su plan, pese a verse avasallada desde cada recoveco de la pista. Dispuso de su primer punto de juego en el inicio del segundo set, pero se quedó con la miel en los labios y comenzó ya con desventaja abajo el segundo parcial. Muguruza no titubeó para poner el 2-0 y el momento de alivio para la oceánica llegó cuando sumó su primer juego y su sol particular comenzó a brillar en la central de Roland Garros.

A medida que las nubes se despejaron en el Grand Slam parisino, Stosur se creyó sus opciones en el segundo set y se aprovechó de una doble falta de Muguruza para quebrar el saque en blanco e igualar la contienda.

La respuesta de la hispano-venezolana no tardó en llegar y fue certera y precisa. Mostró autoridad en la red nada más perder el saque y le devolvió el golpe a Stosur con un juego ofensivo preparado para devolver el camino a su sendero. Otra rotura más en el séptimo juego dio prácticamente carpetazo al partido, que llegó a su final cuando conectó su primer servicio directo del encuentro.

Su rival en octavos será la Lesia Tsurenko, que derrotó este sábado por 6-2 y 6-4 a Magdalena Rybarikova. La ucraniana se ha encontrado en dos ocasiones con Muguruza, con una victoria para cada una. En Wuhan 2017 se quedó el triunfo la hispano-venezolana, mientras que en Canadá 2015 el encuentro cayó del lado de la jugadora del este de Europa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos