Roland Garros penaliza a Serena Williams tras ser madre

Aunque invitó a la exnúmero uno del mundo, no será cabeza de serie al caer al puesto 453º por su inactividad

ENRIQUE MIRANDA MÁLAGA.

La vuelta de Serena Williams a Roland Garros tenía que ser una buena noticia. La presencia de la estadounidense, una de las mejores tenistas de la historia, garantiza el espectáculo y el interés del público. Pero su regreso se ha visto envuelto en una polémica que no ha beneficiado en nada al torneo francés.

Williams competirá de nuevo en un Grand Slam tras 14 meses en los que ha estado centrada en el nacimiento de su hija (dio a luz en septiembre de 2017, en un parto con muchas complicaciones). Pero la que fuera número 1 del mundo y ganadora de Roland Garros en varias ocasiones no será cabeza de serie y tendrá que medirse con las mejores tenistas del 'ranking' para avanzar.

¿Cómo es posible que la actual reina del tenis mundial parta de posiciones inferiores en un torneo como el francés? Williams dejó el circuito siendo número 1 de la WTA, pero ahora ocupa el puesto 453º tras su inactividad. Consiguió una invitación para poder jugar el Grand Slam galo, pero no lo hará como cabeza de serie. El torneo decidirá la lista de juego y las jugadoras cabezas de serie en base a la clasificación actual de la WTA, en la que Serena está muy atrás por haber estado tanto tiempo fuera.

La norma contempla el embarazo de manera llamativa, ya que lo trata como una lesión y permite a las tenistas que han sido madres beneficiarse del 'ranking protegido' que les puede permitir el acceso al cuadro final de los torneos sin pasar por la previa. Sin embargo, no respeta el puesto que tenía la profesional cuando se dio de baja. Esta decisión ha provocado muchas críticas por la discriminación que se hace sobre las deportistas que son madres, entre ellas Sharapova o Svitolina. De hecho, la WTA ha manifestado que habrá cambios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos