Más cerca de una final española en Nueva York

Rafa Nadal, sonriente tras certificarse la victoria. :: afp/
Rafa Nadal, sonriente tras certificarse la victoria. :: afp

Nadal, que venció anoche cómodamente a Rublev en tres sets, se mete en semifinales, ronda en la que Carreño se medirá a Anderson

MANUEL SÁNCHEZ

Madrid. Otra vez semifinales, otra vez Rafa Nadal. El español alcanza las octavas semifinales del curso al derrotar al joven Andrey Rublev (6-1, 6-2 y 6-2) y se enfrentará al vencedor del choque entre Roger Federer y Juan Martín del Potro (la pasada madrugada) por un puesto en la final. Por el otro lado del cuadro Pablo Carreño se cruzará con el sudafricano Kevin Anderson, de manera que está más cerca una hipotética final española en Nueva York.

Nadal aplacó el nerviosismo e hiperactividad de Rublev, de 19 años y llega a sus sextas semifinales en Nueva York. La última vez que lo hizo fue en 2013, cuando consiguió su segundo entorchado. Rublev apunta ser una gran estrella, pero aún le falta tiempo de maduración. No tiene la movilidad y la consistencia de otros jugadores rusos como Davidenko. Este, ya retirado, es de los pocos tenistas en tener un cara a cara positivo con Nadal (le ganó seis veces por cinco del balear), pero Rublev está lejos de ese nivel.

Se cubrió de nerviosismo y juventud y entregó su saque a las primeras de cambio. No tuvo que esperar Nadal a la decimocuarta pelota de rotura como ocurrió ante Leo Mayer; esta vez, una fue suficiente. El ruso intercambió golpes de genio con errores de novato. Y al final, fueron estos últimos los que prevalecieron. Nadal impuso su ritmo y su juego y todos los peloteos cayeron de su lado. Consiguió tres 'breaks' en el primer parcial, dos en el segundo y otros dos en el tercero para amilanar al pupilo de Fernando Vicente.

Rublev es un rival que siempre atemoriza cuando tiene a un tenista español al otro lado de la red. El ruso mantiene un récord positivo de once victorias y seis derrotas ante tenistas españoles, pero su mayor gesta la provocó en Vladivostok en Copa Davis. Por entonces, venció en el quinto punto a Pablo Andújar y mandó a España a luchar por no descender al Grupo I de la competición por equipos. El balear, rapidísimo de piernas y dominando tanto de revés como de derecha, conectó 21 golpes ganadores y ganó el 55% de puntos al resto. Una barbaridad.

Fotos

Vídeos