Adrián Menéndez se da un homenaje

Menéndez, en un gesto relajado cogiendo la raqueta por el cordaje en el duelo de ayer ante Del Potro
Menéndez, en un gesto relajado cogiendo la raqueta por el cordaje en el duelo de ayer ante Del Potro / AFP

Cae en tres sets ante Del Potro, pero disfruta en una gran pista y ante un rival de tronío

PEDRO LUIS ALONSOMálaga

Fue un homenaje más que merecido a una trayectoria deportiva que se prolonga ya durante más de una década. Un recuerdo que contar a sus nietos. Adrián Menéndez (148º del ‘ranking’ ATP) disfrutó como el niño que quiso ser tenista sobre la pista Grandstand, la tercera más grande del complejo de Flushing Meadows, con aforo para más de 8.000 espectadores, y del Ojo de Halcón. Enfrente, un rival de tronío: Juan Martín del Potro (28º), que fue cuarto del mundo en dos ocasiones y que ganó el US Open en 2009. Ante la actual plata olímpica en los Juegos de Río, el marbellí plantó cara y no se rindió a la tentación de una derrota rápida: 2-6, 3-6 y 6-7 (3) tras dos horas y trece minutos. Pese a ser una batalla desigual fue alargando progresivamente su resistencia en cada set hasta despedirse en segunda ronda del torneo en un ‘tie break’ y con la cabeza alta.

No es fácil ganar por primera vez un encuentro en un Grand Slam a los 31 años. No son muchos los tenistas que han disfrutado de este logro siendo tan maduros, pero es un fiel reflejo de la persistencia de Menéndez, en ocasiones con pocos medios económicos, y acostumbrado a moverse en un nivel muy competitivo, pero no lo suficientemente destacado como para haber estado en muchas más citas importantes.

El tenista marbellí aguantó dos horas y trece minutos frente al excampeón del US Open en 2009 y actual plata olímpica

Tras derrotar el miércoles a Patrick Kypson en la primera ronda (6-4, 7-6 y 6-1), estaba claro que la de este jueves era una situación radicalmente distinta. De vérselas con un adolescente que había logrado una ‘wild card’ (el 917º del mundo) a medirse a uno de los grandes talentos del tenis mundial en los últimos años, lastrado por múltiples operaciones en sus dos muñecas que han segado una carrera aún más prometedora, la que podía haber desembocado a buen seguro en el número uno.

Los puntos gratuitos

Del Potro, a medio gas, sin forzar demasiado la máquina, fue sacando adelante los sets ante un Menéndez sin tantos puntos ‘gratuitos’ como su rival (8-17 en ‘aces’). La jornada amenazaba lluvia en Nueva York, pero el choque se pudo completar sin interrupciones. El primer problema para el jugador malagueño llegó en el quinto juego. La primera ruptura en el servicio acabó con las ilusiones iniciales y siempre se tuvo que manejar desde entonces a remolque.

No pudo romper el servicio de su rival en todo el choque, pero forzó un ‘tie break’

El ‘break’ llegó en el segundo de una racha de siete juegos seguidos para Del Potro, que se adjudicó la primera manga en 33 minutos y rompió en el arranque de la segunda. Ahí estuvo uno de los momentos clave del duelo, porque desde entonces Menéndez mantuvo el tipo con dignidad. Sin tantos saques directos, con menos ‘winners’ (29-40) y con más errores forzados (28-21), planteó batalla hasta un ‘break’ final en el set (3-6), la última ruptura sufrida.

Menéndez no pudo nunca con el servicio del gigantón argentino (1,98 metros) y dilapidó sus dos opciones de ruptura, ambas en el segundo set, pero en el tercero sobrevivió siempre con su saque. Por ello se llegó a la ‘muerte súbita’ y a un espejismo. Tras el 3-0 inicial, Del Potro se anotó siete puntos seguidos y cerró el choque.

Muguruza, en tercera ronda tras barrer a Duan (6-4 y 6-0)

En la misma pista que perdió Menéndez, la Grandstand, salió a escena Garbiñe Muguruza minutos después de que Borna Coric eliminase al campeón de Cincinnati, Alexander Zverev (3-6, 7-5, 7-6 y 7-6). La épica victoria del croata, unida a la desorganización del torneo, debida a la cancelación de la jornada del miércoles, provocó que la española comenzase su partido cuatro horas más tarde de cuando estaba previsto. Muguruza domó a una combativa Ying-Ying Duan por 6-4 y 6-0 y logró el billete a la tercera ronda. Cinco españoles sumaron sus victorias a la de Muguruza. Roberto Bautista derrotó a Andreas Seppi en cuatro sets (6-2, 4-6, 6-2 y 7-6); Feliciano López, a Andrey Kuznetsov (6-4, 7-6, 6-7 y 6-2); Fernando Verdasco, a Vasek Posipisil (6-2 y retirada); Pablo Carreño, a Cameron Norrie (6-2, 6-4 y 6-3), y Carla Suárez, a Mirjana Lucic-Baroni (4-6, 7-6 y 6-2). Verdasco y Feliciano se enfrentarán en segunda ronda, Bautista chocará con Dustin Brown, y Carreño, con Nicolas Mahut, que venció a Albert Ramos (4-6, 6-4, 4-6, 6-3 y 6-0). La nota negativa en el cuadro femenino la dejó la castellonense Sara Sorribes, que cedió por 6-1 y 6-2 ante Kurumi Nara.

Ahora Menéndez aguardará al término de la semana para calibrar su ascenso en el ‘ranking’, además de engordar su hucha de premios hasta cerca de los 100.000 dólares, un empujón que le va a animar a hacer la gira asiática de las próximas semanas, la que no se había podido permitir en los últimos años. Para la historia quedará que el marbellí fue el primer tenista de la provincia en ganar un partido del cuadro final del US Open, y también el primero que gana en un Grand Slam en casi dos décadas. No es poco.

Temas

Tenis

Fotos

Vídeos