Nadal muestra ante Mayer que está en forma y sigue adelante en el Abierto de Australia

MANUEL SÁNCHEZ

Rafa Nadal tuvo otra jornada sin sobresaltos en el Abierto de Australia, cumpliendo el guión previsto por quienes presagiaban que ni Víctor Estrella Burgos, ni Leonardo Mayer, serían rivales para el manacorense. Y es que Nadal enfrentó un estilo de juego parecido al de su debut, con resistencia de fondo y revés a una mano, y, otra vez, su mejor respuesta consistió en una victoria contundente (6-3, 6-4 y 7-6 (4)) que le permite seguir con su hoja de ruta de sumar ritmo a sus piernas. Su rival en tercera ronda, Damir Dzumhur -número 30 del mundo- es uno de los cuatro jugadores en activo con el que Nadal posee un cara a cara negativo, debido a la derrota que sufrió en el Masters de Miami 2016, al verse obligado a retirarse del encuentro en el tercer set por un golpe de calor. Con solo diez errores no forzados y cuarenta golpes ganadores, Nadal no pasó apuros. «Fue una victoria importante para mí frente a un rival difícil», dijo Nadal.

También selló su pase a tercera ronda el asturiano Pablo Carreño, tras vencer al francés Gilles Simon. El español, semifinalista en el pasado Abierto de los Estados Unidos, se vio beneficiado por la retirada del galo, quien abandonó el encuentro con 6-2 y 3-0 en contra. En su siguiente compromiso jugará con el luxemburgués Gilles Muller, verdugo de Nadal en Wimbledon.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos